Actualizado 03/08/2017 18:50 CET

Comienzan las obras de la potabilizadora de Venta Quemada para mejorar la calidad de su agua

Obras de la potabilizadora de Venta Quemada
JULIO GROSSO

CÚLLAR (GRANADA), 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las obras de la nueva potabilizadora de Venta Quemada, en el término municipal de Cúllar, en la provincia de Granada, ya están en marcha con el objetivo de mejorar la calidad del agua de consumo para los habitantes de la localidad.

Las obras han supuesto una inversión de 24.182 euros, de los que la Diputación de Granada aporta el 70 por ciento y el municipio, el 30 por ciento restante, tal y como ha señalado la diputada provincial de Asistencia a Municipios y Medio Ambiente, María Ángeles Blanco, que ha visitado las obras este jueves.

Blanco ha recordado que el abastecimiento de agua es competencia municipal y que, durante los meses en los que el suministro ha supuesto un problema para los vecinos de Venta Quemada, la Diputación de Granada ha tenido en marcha planes y programas con los que los municipios pueden abordar esta clase de inversiones.

Son programas en los que se respeta la autonomía municipal para que los ayuntamientos puedan decidir a qué proyectos destinan los recursos y establezcan sus prioridades, como es el caso de plan de inversiones financieramente sostenibles. Además, Cúllar recibió de los planes provinciales de obras y servicios un total de 168.500 euros para los años 2016 y 2017, ha informado la Diputación en una nota.

La diputada se ha mostrado satisfecha de que, tras la intervención de la Diputación, la situación de dificultad en la que estaban los vecinos de Venta Quemada esté "en vías de solución". El periodo máximo de ejecución es de tres meses aunque desde la empresa que está ejecutando las obras confían en que estén acabadas antes del plazo.

Las obras de ejecución de la potabilizadora consisten fundamentalmente en desviar el agua captada del sondeo hacia un sistema de filtración mediante el cual, en primer lugar se elimina la terbutilazina a través de unos filtros de carbón. Posteriormente, el agua pasa por un desnitrificador de intercambio iónico de resina donde se eliminan los nitratos existentes. Después, solo es necesario conectarla al depósito existente.