Publicado 27/07/2020 11:29:55 +02:00CET

Facua pide a la Junta de Andalucía que aclare las "dudas" de la Orden que regula el uso de mascarillas

Ciclista con mascarilla en una imagen de archivo.
Ciclista con mascarilla en una imagen de archivo. - Ion Alcoba - Europa Press

SEVILLA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Facua ha pedido este lunes a la Junta de Andalucía que aclare las "dudas" de la Orden que regula el uso de mascarillas, pues "no clarifica algunas cuestiones" sobre su utilización en diferentes actividades, así como sobre las inspecciones para garantizar su cumplimiento.

En un comunicado, la organización defensora de los consumidores explica que la Orden de 14 de julio de 2020, sobre el uso de la mascarilla y otras medidas de prevención en materia de salud pública para hacer frente al coronavirus y por la que se modifica la Orden de 19 de junio de 2020, establece algunos "términos ambiguos que ya están generando dudas" acerca de una adecuada interpretación en la realización de ciertas actividades, como algunas deportivas, de turismo activo, de naturaleza o incluso a la hora de consumir en veladores y terrazas de establecimientos.

En relación a gimnasios y locales de práctica deportiva y la realización de clases grupales, la Orden de 14 de julio establece claramente en su artículo 1 la obligatoriedad del uso de mascarilla "en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público". Sin embargo, la propia actividad deportiva "se ha venido entendiendo como una excepción al uso de mascarilla durante las fases de desescalada", cuestiona Facua.

Así, la organización entiende que sería conveniente que la nueva Orden aclarara si se establece su uso también en gimnasios o establecimientos de práctica deportiva o afines en clases grupales y, en el caso de que así sea, en qué circunstancias y aclarando en qué casos se podría entender que la actividad es incompatible con el uso de la mascarilla.

"Esta misma ambigüedad se produce en cuanto a las prácticas deportivas individuales", lamenta Facua, que señala que la Orden debería aclarar si todas están exentas del uso obligatorio de mascarillas al ser su naturaleza incompatible con las mismas, independientemente de si los usuarios las realizan acompañados o no. Muchas de estas actividades deportivas que entiende como individuales (ciclismo, atletismo, etcétera) "se llevan a cabo en muchos casos junto a otros deportistas".

Por otra parte, la organización replica que la norma "también plantea dudas" en el caso de actividades grupales de turismo activo o de naturaleza que ofertan numerosas empresas turísticas --descensos en kayaks, rafting, piraguas grupales, rutas de senderismo y otras--. Nuevamente, al no ser una práctica deportiva individual, la Orden de 14 de julio establece el uso obligatorio de mascarilla. Además, por su propia naturaleza, son actividades en las que en muchos casos resulta difícil mantener una distancia de seguridad adecuada.

Sin embargo, son prácticas que pueden aumentar su riesgo si se porta mascarilla durante su realización, por lo que la Facua considera que debería aclararse nuevamente cómo debe interpretarse la normativa a este respecto, así como "establecer la imposibilidad de realizar prácticas en las cuales no exista una posibilidad de reducir el riesgo de infección de Covid-19 sin plantear una práctica que pudiera incrementar otros riesgos para los usuarios".

TERRAZAS Y VELADORES

Facua advierte igualmente que la Orden de 14 de julio debería concretar en qué circunstancias y bajo qué criterios se debe aplicar la excepción a llevar mascarilla de forma obligatoria en terrazas y veladores de establecimientos, pues recoge que se debe usar excepto en aquellos casos en los que "por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible".

La federación interpreta, por tanto, que debe usarse de forma obligatoria la mascarilla durante el momento previo y posterior al acto de consumir. No obstante, ha podido comprobar que se están trasladando interpretaciones contradictorias de esta norma a la opinión pública, generando dudas.

Así, pide que la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía despeje "cualquier tipo de duda" sobre esta cuestión, indicando claramente cuáles son las excepciones que se deben contemplar en estos casos.

La federación indica que "en ninguna" de las órdenes se informa acerca de aspectos importantes de control e inspección en la realización de muchas actividades que pueden tener especial incidencia en la salud de los consumidores.

Según concreta, no se ha dado a conocer qué administraciones llevan a cabo dichas inspecciones, si existe coordinación entre ellas, el número de actuaciones que tienen previsto realizar y las medidas cautelares planteadas para garantizar la salud de los usuarios.

Facua recuerda que ya planteó estas dudas ante el Consejo Andaluz de Consumo y el Ayuntamiento de Sevilla, sin que las respuestas fueran "suficientemente clarificadoras".

En este sentido, la Ley 13/2003, de 17 de diciembre, de Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía establece que "los bienes y servicios destinados a los consumidores en Andalucía deberán estar elaborados y ser suministrados o prestados de modo que no presenten riesgos inaceptables para la salud y la seguridad física. En caso contrario, deberán ser retirados, suspendidos o inmovilizados por procedimientos eficaces".

El artículo 7 de la citada normativa indica igualmente, según traslada Facua, que "las Administraciones Públicas de Andalucía ejercerán la adecuada vigilancia, control e inspección al objeto de prevenir y sancionar la elaboración, utilización, circulación y oferta en su territorio de sustancias, bienes y servicios que no cumplan las condiciones reglamentariamente exigidas para garantizar la salud y la seguridad de los consumidores, de acuerdo con la legislación vigente".

Contador