Jaén.- El nuncio del Papa presidirá la misa pontifical en Andújar con motivo del Año Jubilar de la Virgen de la Cabeza

Actualizado 08/01/2009 14:14:00 CET

ANDÚJAR (JAÉN), (EUROPA PRESS)

El nuncio del Papa en España, Manuel Monteiro de Castro, presidirá la misa pontifical que se celebrará en Andújar (Jaén) con motivo del Año Jubilar de la Virgen de la Cabeza, una gracia concedida por Benedicto XVI al conmemorarse en 2009 el centenario de su coronación canónica y el cincuentenario de su proclamación como patrona de la Diócesis jiennense.

Fuentes del Obispado explicaron a Europa Press que éste será uno de los acontecimientos más importantes de la celebración, en la que, además, está previsto, el traslado de la imagen desde su santuario en el Cerro del Cabezo hasta Andújar, en abril, y hasta la capital, en noviembre.

En el primer caso, está previsto que la Virgen llegue a la ciudad iliturgitana el próximo 12 de abril, donde recorrerá todas las parroquias portada por anderos de las casi 70 cofradías filiales. Del 20 al 22 del mismo mes habrá un triduo en la parroquia de Santa María la Mayor al que seguirá la tradicional ofrenda de flores el día 23 y la misa pontifical, que tendrá lugar el 24 de abril y estará presidida por el nuncio, máximo representante del Papa en España, Manuel Monteiro de Castro.

"Tendrá lugar en Andújar al aire libre, ya que se espera una asistencia multitudinaria que supere con creces el número de fieles habitual con motivo de la Romería debido a la gracia concedida por el Vaticano", destacaron las mismas fuentes. En este sentido, añadieron que el Ayuntamiento de Andújar ha mostrado todo su apoyo a las celebraciones y preparará un dispositivo especial para que los actos se desarrollen con normalidad.

Por otro lado, en el marco del Año Jubilar y con motivo de la proclamación de la Virgen de la Cabeza como patrona de la Diócesis de Jaén está previsto que en noviembre llegue a la catedral de la capital, donde se organizarán diferentes actos que pretenden aunar en esta efeméride a los municipios, religiosos y fieles alrededor de la imagen.

UN MOVIMIENTO INTENSO

El Obispado jiennense recordó que el Año Jubilar se configura como un "intenso movimiento de la Iglesia de carácter pastoral y espiritual, personal y comunitario, encaminado a conseguir y verificar un proceso de conversión continua y permanente, que constituye el mensaje fundamental del Evangelio".

De este modo, esta celebración quiere ser un "periodo fuerte y privilegiado de presencia del Señor que ayude a revisar, purificar y potenciar la vida de la Iglesia diocesana de Jaén". Entre sus objetivos, según precisó, destaca la realización de una profunda reflexión de la Iglesia, en este caso jiennense, que debe interrogarse sobre su fidelidad al Evangelio. Además, se configura como un estímulo para la nueva evangelización en la Diócesis de Jaén y un tiempo de renovación y de celebración renovada de la vivencia eucarística y penitencial.