Jaén.- Trabajadores de la antigua Cárnicas Molina temen que la empresa busca especular con los terrenos de la planta

Actualizado 08/08/2007 15:43:32 CET

JAÉN, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Trabajadores de la planta jiennense de la antigua Cárnicas Molina mostraron hoy su temor a que la empresa esté motivada por intereses especulativos sobre los terrenos en los que se localiza esta factoría en la capital.

En rueda de prensa, el responsable de la sección sindical de CC.OO. en esta planta, Damián Jiménez, calculó que con el plan de choque presentado por la empresa habrá unas perdidas de entre 300.000 y 500.000 euros mensuales, lo que les lleva a pensar que "detrás de este proceso hay una especulación sobre los terrenos".

Jiménez expuso que esos intereses especulativos saldrían a la luz dentro de unos cuatro o cinco años y que afectarían a los 50.000 metros cuadrados de la planta, de tal modo que serían segregados y puestos en venta por parcelas.

El sindicalista reiteró su rechazo al citado plan y avanzó que ellos van a elaborar otro en el que se garantice el empleo de calidad en la planta, un plan que entregarán a los administradores y en el que contemplan un arranque de 600 cerdos. "Esta gente ha dejado morir la red comercial y costará volver a recuperarla, pero se puede conseguir", afirmó.

En este mismo sentido, el presidente del comité de empresa, Manuel López, argumentó que, según el plan de viabilidad, las personas que empezaran a trabajar de nuevo lo harían con una reducción de su salario de un 30 por ciento y con una jornada laboral de cinco horas diarias en el que de unos 200 cerdos diarios se pasaría en seis meses a 400, una opción inviable según los parámetros establecidos.

Además, señaló que no dicen nada sobre futuras recolocaciones. "Lo que más sorprende es que se basa el plan en que pueda o no conseguir financiación", expuso López, quien agregó que por estar inmersa en un proceso concursal es difícil que le den dinero.

En resumen, estos trabajadores alegaron que la estrategia de la empresa parece ser la de dilatar en el tiempo la recolocación de los trabajadores para que ellos mismos vayan encontrando nuevas ocupaciones hasta que llegue un momento en el que el juez fundamente que no es viable y se declare en quiebra la empresa para proceder después a especular con los terrenos.

Proinserga --empresa matriz de Primayor, sociedad que gestiona la planta de Jaén-- durante décadas ha tenido importantes beneficios, si bien reconoció hace unos meses un déficit financiero cercano a los 60 millones de euros.

La crisis se remonta al año 2004, con la compra a Campofrío de una red de mataderos agrupados bajo la firma Primayor; las pérdidas acumuladas por esta operación han terminado comprometiendo la situación económica de todo el grupo.