Publicado 03/12/2020 13:44CET

Moreno lamenta que "el sanchismo lleva a una fractura permanente" y no deja espacio a un "socialismo moderado"

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en una imagen de archivo.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en una imagen de archivo. - María José López - Europa Press

SEVILLA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha lamentado este jueves que "el sanchismo nos lleva a una fractura permanente" y no deja espacio para que exista "un socialismo moderado como lo ha habido en años anteriores".

Así se ha pronunciado Moreno en el transcurso de la sesión de control al Gobierno andaluz en el Pleno del Parlamento tras la pregunta formulada por el portavoz del Grupo Ciudadanos, Sergio Romero, relativa al impacto de la nueva Ley de Educación, conocida también como Ley Celaá.

"Qué necesidad hay de fracturar más la sociedad", ha preguntado Moreno, criticando que el "sanchismo" provoca "una fractura permanente y constante en cada una de las decisiones que se adoptan".

El presidente ha subrayado que hace dos fines de semana "se pudo comprobar el rechazo" a la Ley educativa, "miles de vehículos se manifestaron en contra del atropello de la Ley Celaá".

Moreno ha insistido preguntando por qué "no hay espacio para que exista un socialismo moderado", asegurando que "lo ha habido en años anteriores". "Ahora estamos atrapados por esa necesidad de confrontar, limitar y enfrentar a españoles", ha lamentado.

En cuanto a la citada ley, el presidente andaluz ha criticado que "prima la ideología frente a la calidad de la enseñanza" y que se trata "del intervencionismo frente a la libertad de elección de los padres". "Quién le puede tener miedo" a que los padres elijan la educación de sus hijos, ha preguntado el presidente, a la vez que ha asegurado que "eso es de siglos pasados".

Por otra parte, ha criticado "la permisividad frente a la cultura del esfuerzo" así como "la ruptura constitucional". "Las lenguas cooficiales frente al castellano que deja de ser una lengua vehicular", ha lamentado.

No obstante, Moreno espera que "tras el rechazo social" la ley, que ahora comenzará su trámite en el Senado, "tenga un periodo de reflexión y se acepte una enmienda a la totalidad para empezar una Ley en la que quepamos todos".

"EL MENOR IMPACTO EN ANDALUCÍA"

Aunque Moreno "acatará la Ley" porque es Gobierno y respeta "el marco normativo", ha defendido que luchará "para que no se ataque a la concertada ni a los centros de educación especial". "Vamos a usar todos los instrumentos para que la ley tenga el menor impacto posible", ha detallado.

Ha puesto en valor "el esfuerzo sin precedentes" realizado por la Junta, "destinando la mayor cuantía económica a educación" con 7.400 millones de euros. Así, ha destacado la "plantilla récord" de docentes con un "incremento de 7.000 en centros públicos y 1.300 en la concertada", la creación de "137 unidades más, con 22.000 alumnos menos".

Por otra parte, ha considerado que "eliminar los centros de educación especial es de una falta de sensibilidad enorme" así como "desconocimiento de las necesidades de las personas con discapacidad". "Creemos que los centros ordinarios pueden vivir con los de educación especial, son los padres los que deben elegir si van a un centro ordinario o de educación especial", ha argumentado. Así, lo ha equiparado con la concertada y ha preguntado "por qué tiene que haber un monopolio con la educación".

"LA LEY CELAÁ NACE MUERTA"

De su lado, el portavoz del grupo Ciudadanos, Sergio Romero, ha afirmado que "la Ley Celaá nace muerta, sin consenso, sin diálogo y silenciando a toda la comunidad educativa".

Romero ha explicado que esta Ley "nace muerta al no haberse sometido al debate político ni contar con el consenso y el diálogo de la comunidad educativa, además de no proponer soluciones a los grandes problemas estructurales".

El portavoz de la formación naranja en el Parlamento andaluz ha calificado la educación como "el mejor instrumento que tiene una sociedad para sumar" y, sin embargo, ha lamentado que "la Ley Celaá está teñida por una doble moral que finge voluntad y otorga concesiones que dañan a nuestro país".

"Esa es la historia de la educación en España, ocho leyes educativas y ocho fracasos", ha afirmado el parlamentario andaluz, a la vez que ha lamentado que el Gobierno de España "no esté pensando en el bien común, pero sí en un mísero sillón y en un mísero voto a los presupuestos".

"Por un mísero voto, miles de padres de alumnos con necesidades especiales verán cómo sus hijos sufren un retroceso en su desarrollo, se truncará la libertad de los padres para elegir el colegio de sus hijos, el cuerpo de inspectores pasará de elegirse por concurso a elegirse a dedo, corrompiendo así el sistema educativo y su independencia y se fomentará el fracaso escolar al dejar pasar a los alumnos de curso sin los conocimientos adecuados", ha explicado Romero.

Asimismo, en lo referente al español como lengua vehicular, el parlamentario ha criticado que el Gobierno "permita con la Lomloe que las autonomías decidan cómo, cuándo y cuánto impartir en castellano en las aulas". "El Gobierno de Sánchez no comete el crimen, pero es un cómplice cobarde de los que quieren acabar con la lengua española como vehículo de nuestra cultura", ha apuntado.

Asimismo, ha puesto en valor "los logros conseguidos en materia educativa en la comunidad andaluza desde que Cs está al frente de la Consejería de Educación".

"Celebro que en Andalucía prime hoy la pluralidad frente al pensamiento único, la lucha contra el abandono escolar con el plan de refuerzo de docentes, la bioclimatización de nuestras escuelas, la búsqueda de la excelencia con el bachillerato internacional, el pacto con los sindicatos, que deja la cifra histórica de 130.000 docentes, y celebro que Javier Imbroda esté transformando la educación en Andalucía, llevándola al nivel del siglo XXI", ha concluido.