El obispo electo de Guadix (Granada) se despide de la Diócesis de Córdoba en una misa de acción de gracias

Misa de acción de gracias por el obispo electo de Guadix (Granada)
OBISPADO DE CÓRDOBA
Publicado 15/12/2018 16:38:45CET

CÓRDOBA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El obispo electo de Guadix (Granada), Francisco Jesús Orozco Mengíbar, se ha despedido de la Diócesis de Córdoba con una eucaristía de acción de gracias presidida este sábado por el obispo cordobés, Demetrio Fernández, a la que han acudido miembros del presbiterio, fieles laicos, consagrados amigos y familiares.

El obispo electo de Guadix ha dado gracias a la Iglesia, "a la que le debo todo", y que ha dicho que ama "con toda mi alma", según informa la Diócesis de Córdoba en un comunicado en el que detalla que, el próximo sábado, Francisco Jesús Orozco será consagrado como obispo de Guadix, diócesis a la que espera llevar "la alegría del Evangelio, en especial a los pobres, a los últimos".

Por eso ha pedido a los fieles oraciones "por la Iglesia hermana de Guadix". Con motivo de su nombramiento, hasta el sábado los fieles cordobeses podrán hacer donativos para las cáritas parroquiales de la diócesis accitana junto a la colecta de este sábado.

En su alocución, el obispo electo de Guadix ha dado las gracias a la diócesis de Córdoba, a los hermanos sacerdotes, a los obispos que han dirigido su labor pastoral durante 24 años y, en especial, ha dedicado al actual obispo de Córdoba palabras de reconocimiento y gratitud "por haber sido padre y ángel custodio" en su nuevo destino episcopal.

Asimismo, ha agradecido a su familia "humilde y pobre" haber recibido el regalo de la fe, y ha celebrado haber nacido en Córdoba, "en el bonito pueblo de Villafranca", también haber podido conocer a las parroquias donde trabajó durante 24 años como sacerdote fuera y dentro de la capital.

Francisco Jesús Orozco ha considerado todos los cargos desarrollados durante su ministerio sacerdotal "un regalo inmerecido", y ha recordado el "camino feliz" recorrido con los jóvenes como delegado de Juventud de la Diócesis de Córdoba.

Ha tenido palabras de recuerdo para sus formadores en el Seminario Conciliar San Pelagio y ha manifestado que mientras "haya buenas personas" en la Iglesia no cabe el pesimismo.

Por su parte, el obispo de Córdoba ha invitado en su homilía al nuevo miembro del colegio episcopal a gastarse "y desgastarte hasta dar la vida por la Iglesia, a la que te entregas con esta labor episcopal".

El presbiterio de Córdoba ofrecerá como regalo al Obispo de Guadix "anillo y báculo" el día de su consagración, unos presentes que servirán "para recordar que tu vida no vale más que para gastarla al servicio de la Iglesia", según ha dicho Fernández.

También como regalo del Cabildo Catedral de Córdoba, el obispo electo de Guadix ha recibido unas reliquias de los Santos Mártires de Córdoba, como recuerdo de los que "defendieron su fe con sangre en esta tierra".

30 DE OCTUBRE, DÍA DEL NOMBRAMIENTO

El papa Francisco nombró obispo de Guadix a Francisco Jesús Orozco Mengíbar, vicario general y moderador de la curia de la diócesis de Córdoba desde abril de 2011, el pasado 30 de octubre. Tras su nombramiento, ocupa el puesto número 89 de los obispos que han ocupado esta sede episcopal, la diócesis más antigua de España.

El nuevo obispo de Guadix nació en Villafranca de Córdoba en 1970 y fue ordenado presbítero el 9 de julio de 1995, en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba por monseñor José Antonio Infante Florido. Es doctor en Teología por la Universidad Lateranense de Roma.

El nuevo obispo de Guadix ha sido vicario general de la Diócesis y Moderador de la Curia, Canónigo Magistral de la Catedral, Miembro del Colegio de Consultores y del Consejo de Presbiterio, del Consejo Diocesano de Laicos, del Consejo Diocesano de Pastoral y del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos de la diócesis de Córdoba.

Con la consagración, el próximo 22 de diciembre, de Francisco Jesús Orozco Mengíbar como obispo de Guadix, son tres los sacerdotes adscritos a la diócesis de Córdoba que han recibido el encargo episcopal de la Santa Sede en la última década.

Así, en 2010 fue ordenado obispo de Bilbao monseñor Mario Iceta Gavicagogeascoa, que partió en 2008 de la diócesis de Córdoba para ser antes obispo auxiliar de esta diócesis vasca.

Igualmente, el actual obispo auxiliar de la Archidiócesis de Sevilla, monseñor Santiago Gómez Sierra, prestó servicio pastoral en la diócesis de Córdoba hasta que fue nombrado en 2011 obispo auxiliar y ordenado por el actual arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Peregrina.