Los pacientes pluripatológicos suponen un 4% en Andalucía y consumen un 30% de los recursos sanitarios, según un estudio

Los doctores encargados del estudio
SEMG
Publicado 27/10/2018 17:49:28CET

SEVILLA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes pluripatológicos suponen un cuatro por ciento en Andalucía y consumen un 30 por ciento de los recursos sanitarios, según un estudio presentado en el II Foro de Cronicidad, organizado de forma conjunta en Sevilla por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

La organización ha explicado en un comunicado que debido al envejecimiento progresivo de la población, se está produciendo un aumento de las enfermedades crónicas que "van generando una fragilidad progresiva en los pacientes y que, de no intervenir adecuadamente, llevan a un estado de dependencia en el enfermo".

"Conforme los sujetos envejecen, acumulan más enfermedades crónicas", ha señalado la doctora Isabel Egocheaga, responsable del Área Cardiovascular de la SEMG que, junto al especialista en Geriatría Juan Carlos Durán, han sido los encargados de profundizar en el manejo del paciente crónico pluripatológico dentro del II Foro de Cronicidad.

Según la Base Poblacional de Salud del Servicio Andaluz de Salud, "los pacientes pluripatológicos suponen un cuatro por ciento de la población, pero consumen un 30 por ciento de los recursos sanitarios de la comunidad andaluza", ha informado el doctor Durán, que trabaja en el Servicio de Medicina Interna del Hospital San Juan Grande de Jerez de la Frontera (Cádiz), "donde el grueso de los pacientes (80%) son pluripatológicos, con enfermedades crónicas y necesidades complejas".

Una parte importante del encuentro científico ha estado dedicada al manejo del paciente crónico pluripatológico, que es aquel en el que coexisten dos o más patologías crónicas, ha precisado la organización.

El manejo de este tipo de pacientes, "supone un cambio en nuestra mentalidad, ya que a diferencia del modelo de medicina tradicional --en la que se estudia al paciente para llegar al diagnóstico de su enfermedad--, los pacientes pluripatológiocos nos obligan a realizar una valoración integral, en la que no sólo estudiemos los problemas médicos, sino que evaluemos la repercusión que estas enfermedades tienen en su capacidad funcional, en el desarrollo de sus actividades básicas de la vida diaria, así como en la capacidad cognitiva del sujeto", ha explicado el doctor Durán.

Precisamente, uno de los problemas que a nivel hospitalario se ven con mayor frecuencia es "la claudicación de la familia en los cuidados". "Esto suele ocurrir cuando el cuidador principal es de la misma edad avanzada que el paciente y cuando las enfermedades llevan a un estado de dependencia avanzada, con complicaciones añadidas como agitación psicomotriz, dificultad en la ingesta oral o aparición de úlceras por presión que necesitan curas continuas", ha destacado el geriatra.