Publicado 01/05/2018 17:17CET

PP critica el posible cierre de los comedores sociales de La Chana y Norte en Granada por la "incapacidad" del alcalde

GRANADA, 1 May. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Granada ha criticado que los dos comedores sociales que funcionan en la barriada de La Chana y en la zona Norte, están "a punto de cerrar por culpa de la incapacidad y la inoperancia del equipo de gobierno, encabezado por el alcalde, Francisco Cuenca (PSOE), que adeuda a la empresa suministradora 38.000 euros".

Así lo ha manifestado el concejal popular Fernando Egea, que ha subrayado que, de confirmarse el cierre, "40 personas en situación de exclusión social que viven en la zona Norte y otras treinta personas mayores y sin ingreso de La Chana serán los perjudicados como consecuencia de la pésima gestión de Cuenca", según ha informado el partido en un comunicado.

Egea ha detallado que, en ambos casos, el comedor está a cargo de una empresa suministradora que prepara un menú, con dos platos y postre, servido por personal seleccionado. A esos dos comedores acuden personas en "precaria situación", seleccionadas por trabajadores sociales de los servicios municipales. "Esa comida significa su sustento diario y ahora corren el riesgo de quedarse sin él, en una situación extrema", ha recalcado también la portavoz del grupo, Rocío Díaz.

Los populares han explicado que los comedores llevan dos décadas funcionando y están a punto de cerrar porque, desde el pasado mes de septiembre, "el Ayuntamiento no ha abonado su subvención a la empresa suministradora, que desarrolla ese servicio desde hace un año. "La concesionaria ya no puede seguir soportando el adelanto de este servicio sin que le paguen", ha apuntado Egea, que ha añadido que sus "llamadas desesperadas no han sido atendidas".

"Ni siquiera nadie del equipo de gobierno socialista ha querido recibirles, y por supuesto mucho menos ofrecerles una solución", ha destacado Rocío Díaz. En consecuencia, según recoge el PP, la suministradora ha anunciado que, si no recibe el dinero en los próximos días, "tendrá que reducir drásticamente la cantidad de alimentos que proporciona a los usuarios o cerrar directamente ante la falta de medios".

Fernando Egea ha lamentado esta situación ya que "se trata de una cantidad a la que se podría hacer frente, no es desorbitada". "El problema podría arreglarse sólo con que hubiera voluntad y capacidad de gestión por parte de quienes gobiernan esta ciudad, pero en estos dos años nos han dado sobradas muestras de que eso no ocurre", ha concluido el edil.

Para leer más