Actualizado 09/09/2020 14:20 CET

Ocho detenidos y más de 6.000 plantas incautadas en una operación antidroga en Cijuela (Granada)

Imagen de archivo de una plantación de marihuana intervenida en una vivienda de Granada
Imagen de archivo de una plantación de marihuana intervenida en una vivienda de Granada - POLICÍA NACIONAL - Archivo

GRANADA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de diferentes unidades pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental han desarrollado este miércoles un operativo contra el tráfico de marihuana en varios inmuebles de Cijuela, en la Vega de Granada, con un resultado de ocho personas detenidas y más de 6.000 plantas de marihuana y un arma de fuego con munición incautadas.

   Tanto en los cinco registros domiciliarios realizados como en las más de diez "guarderías" situadas en varios bloques deshabitados interconectados entre sí, los agentes han intervenido también dos balizas, una balanza de precisión, así como dos vehículos, según ha informado la Policía Nacional en una nota.

   Las ocho personas detenidas se encuentran en dependencias de la Comisaría Provincial de Granada y pasarán a disposición de la autoridad judicial en las próximas horas, ha agregado la Policía Nacional.

   Se trata de una investigación contra el tráfico de marihuana iniciada meses atrás, después de que la Policía Nacional tuviera conocimiento de la posible existencia de una plantación de esta droga situada en la localidad de Cijuela.

   Una vez desarrollada la investigación y obtenidos indicios de la ilícita actividad, los agentes han llevado a cabo un amplio operativo policial durante el que se han realizado cinco registros domiciliarios y se han localizado más de diez "guarderías", estancias dedicadas únicamente al cultivo de la marihuana que cuentan con la infraestructura necesaria para "favorecer su crecimiento y floración que se encontraban en distintas dependencias de varios bloques de viviendas deshabitados e interconectados entre sí".

   Los agentes también han localizado numerosos restos de otras plantaciones anteriores ya recolectadas. Los inmuebles estaban dotados de elementos que otorgaban "fuertes medidas de seguridad sobre los que los policías han tenido que ejercer la fuerza necesaria para acceder a su interior".

   La plantación contaba con un complejo entramado eléctrico conectado fraudulentamente a la red pública de electricidad y se abastecía mediante un sistema de riego también con conexiones ilegales. Además contaba con numerosos y potentes sistemas de aire acondicionado, todo ello con el objeto de "favorecer el crecimiento y floración de las plantas de marihuana".

   El operativo ha contado además con operarios de la empresa de electricidad Endesa, que han corroborado las conexiones ilícitas con las que se habrían enganchado a la luz para el desarrollo de estas actividades.