Publicado 25/07/2021 13:19CET

La Sociedad Andaluza de Ginecología y Obstetricia rechaza el uso del término 'violencia obstétrica'

SEVILLA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Andaluza de Ginecología y Obstetricia (SAGO) ha publicado un manifiesto en el que expresa su rechazo ante el término 'violencia obstétrica' y las propuestas, líneas de trabajo y debate abierto en el seno del Gobierno de España, impulsado por el Ministerio de Igualdad, de equipararla e incluirla como una de las modalidades de violencia de género.

Para la SAGO el término de 'violencia obstétrica' y su equiparación al de violencia de género "no se ajusta en absoluto al modelo actual de asistencia al parto de las maternidades de nuestra comunidad autónoma, un modelo, sin duda, centrado en la defensa en la mujer como guía principal y eje prioritario y estratégico de nuestra calidad asistencial", según recoge el manifiesto fechado en Granada.

Los ginecólogos y obstetras andaluces consideran que "se están etiquetando como prácticas de 'violencia obstétrica' actuaciones de épocas pasadas y que no tienen lugar en nuestras maternidades". En este sentido reclaman "respeto por parte de los agentes sociales para las ginecólogas y los ginecólogos, así como para aquellos nos precedieron".

Indica que según las últimas encuestas realizadas en relación con la atención al parto en Andalucía, el 91% de las encuestadas se declaraba satisfecha con el servicio recibido; el 98,3% estuvo acompañada durante el parto, un 98,6% recibió anestesia epidural y un 92,4% sintió que no la separaban de su hijo más tiempo de lo imprescindible (SAS/ IESA.CSIC).

Para los profesionales andaluces responsables de la salud de la mujer, la gestante y su hijo son el eje principal alrededor del cual gira toda la asistencia. Y recuerdan que la autonomía, el respeto, la información, la participación en la toma de decisiones están presentes hoy en todas las maternidades de nuestra comunidad autónoma. "La Estrategia de Atención al Parto en el Sistema Nacional de Salud" desarrollada por el Observatorio de Salud de las Mujeres dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicio Sociales e Igualdad en el año 2012 recoge este nuevo paradigma de la asistencia al parto en España.

"Nuestro sistema de salud está centrado en la mujer --subraya el manifiesto--. Defendemos el derecho a la salud sexual y reproductiva sin coacción, discriminación ni violencia", sostiene. La SAGO asegura que sigue trabajando para ajustar las tasas de cesáreas y episiotomías, siempre con anestesia, justificados desde el punto de vista médico, con criterios científicos de calidad y buen hacer, con la finalidad de salvar vidas. Así como en la información a la mujer como apoyo a su capacidad de autonomía en la toma de decisiones.

"COMPROMETIDOS" EN LA DEFENSA DE LA MUJER

"Condenamos las agresiones verbales, prácticas humillantes y observaciones sexistas, burlas, reproches, insultos y gritos en momentos de vulnerabilidad como es el periodo de parto. Condenamos la esterilización y el aborto forzado. Condenamos la denegación a las mujeres al acceso de métodos anticonceptivos modernos y eficaces. Defendemos el respeto a la intimidad y a la confidencialidad y solicitamos a las administraciones competentes, los recursos necesarios para garantizar una asistencia de calidad a la salud sexual y reproductiva de nuestras mujeres, basada en los derechos humanos como está consagrado en la Constitución de la OMS", afirman.

Agregan en este manifiesto que "dudamos que la creación de leyes que enjuicien a los responsables sea en nuestro país una forma eficaz de avanzar en esta materia. Y queremos participar activamente, comprometidos como hemos hecho siempre y trabajar para defender el derecho de la mujer a disfrutar del más alto nivel de salud física y mental junto con asociaciones y otros colectivos profesionales implicados. Nuestra vocación siempre fue y seguirá siendo, ofrecer el mejor cuidado para la mujer y su familia", concluyen.

El manifiesto está firmado por el presidente de la SAGO, Jesús Jiménez, que es jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Regional Carlos Haya de Málaga; el vicepresidente, Gabriel Fiol, ginecólogo del Hospital Torrecárdenas de Almería; la secretaria, Rosa Ostos, jefa del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Valme de Sevilla; y el tesorero de la Sociedad, Pedro Sánchez, ginecólogo en el Hospital de Puerto Real.

La junta directiva de la SAGO va a solicitar esta semana reuniones con el consejero de Salud y Familia de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, y con la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, para trasladarles el posicionamiento de los ginecólogos y obstetras andaluces ante esta situación, y buscar su apoyo en defensa de los profesionales sanitarios andaluces ante el debate impulsado por el Ministerio de Igualdad.

La SAGO informa que va a mantener también reuniones con las distintas sociedades científicas andaluzas del ámbito sanitario para establecer una estrategia de trabajo conjunto y va a impulsar jornadas de debate con la participación de los profesionales implicados en el proceso del parto y otros agentes sociales.