La subdelegada del Gobierno lamenta el "triste" caso de Iznájar pendiente de los resultados forenses

Publicado 04/06/2019 12:00:09CET
EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafaela Valenzuela, ha lamentado este martes el "triste" caso registrado este lunes en Iznájar, donde hallaron en una casa a unos cuatro kilómetros de la población a un matrimonio de unos 50 años muerto por disparos de escopeta, y aún están pendientes los resultados forenses para confirmar las hipótesis de la investigación, en la que la principal que se baraja es un crimen por violencia de género.

En una rueda de prensa, la subdelegada ha informado de que los dos cuerpos aún están en el Instituto de Medicina Legal con la labor de las autopsias y no hay resultados por el momento. "Pese a que no se descarta ninguna hipótesis, se trabaja con la principal de que el varón dispara contra la mujer y luego se quita la vida", ha dicho.

No obstante, ha aclarado que sigue abierta la investigación y "el caso no está reconocido como violencia de género", aunque "todo apunta en esa dirección, pero en este momento, sin resultados forenses, no se descartan otras posibilidades", ha remarcado la subdelegada del Gobierno, quien ha precisado que en el domicilio se ha hallado una nota manuscrita, pero no ha trascendido el contenido.

Mientras tanto, Valenzuela ha señalado que es "una triste noticia" y ha lamentado que, "cuales sean las circunstancias, dos personas tan jóvenes con hijos tan jóvenes hayan tenido este final tan triste". También, ha recordado que no existen denuncias previas por violencia de género en este matrimonio.

Al respecto, ha detallado que sobre las 12,45 horas de este lunes uno de los dos hijos del matrimonio llamó al 062 para avisar de que sus padres estaban muertos "de forma violenta", momento en el que se activó el protocolo de investigación y acudieron los agentes de la Guardia Civil al domicilio, cerca de la carretera entre Iznájar y Rute, la A-331, donde han recabado distintas pruebas y ahora las analizan.

En concreto, el cadáver del varón, de 53 años de edad, estaba en el porche de la casa y junto a él la escopeta de su propiedad, para la que tenía licencia en vigor, mientras que la mujer, de 50 años de edad, estaba en el interior de la vivienda.

Posteriormente, sobre las 17,30 horas, se autorizó el levantamiento de los cadáveres, que fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de la capital cordobesa para realizarles las autopsias, pendientes aún de los resultados.

Contador