Doce horas pedaleando en la 'Trackman Cycling' permiten donar quince bicicletas a niños de Argar

Los niños de Argar y sus familias, en la recogida de las bicicletas donadas.
EUROPA PRESS
Actualizado 19/10/2018 16:18:14 CET

ALMERÍA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El reto de aguantar doce horas pedaleando en una bicicleta estática durante la celebración de la prueba deportiva 'Trackman Cycling', en el Circuito de Tabernas, han permitido a José Antonio Rubio, del colectivo 'Cuquiline' recaudar un total de 1.500 euros que ahora han permitido regalar quince bicicletas a niños con cáncer de la Asociación Argar.

El Pabellón Moisés Ruiz ha acogido este viernes el acto de entrega de las bicicletas a los menores y sus familias, presidido por el vicepresidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano García, la diputada provincial de Deportes, Ángeles Martínez, la presidenta de Argar, Rosa María Onieva, y representantes de la 'Trackman Cycling' y de 'Cuquiline'.

García ha asegurado que este viernes ha sido "el mejor día" que ha vivido como representante de una administración pública, porque le ha permitido "compartir con estos niños y sus familias un rato de felicidad" y comprobar que "son auténticos héroes que día a día nos dan una lección de vida, esfuerzo y superación".

La iniciativa nació en 'Cuquiline', un equipo ciclista que colabora en distintas propuestas solidarias, cuyo fundador, José Antonio Rubio, decidió subirse a una bicicleta estática el pasado mes de mayo, durante la celebración de la prueba 'Trackman Cycling' en el Circuito de Velocidad de Tabernas.

Sobre la bicicleta, aguantó doce horas, lo que le permitió recaudar un total de 1.500 euros que se donaron a la ONG gallega 'Bicicletas por la educación', encargada de comprar estos vehículos para que los niños los utilicen para "ir a la escuela". En esta ocasión, sin embargo, optaron por entregarlos a alguna asociación de la provincia en la que se había alcanzado el reto.

La entidad escogida fue Argar, que da "un apoyo indispensable" a los menores que atraviesa un cáncer y a sus familias. A su vez, Argar decidió destinar esa cantidad para comprar quince bicicletas que se han entregado a algunos de los menores que, en la actualidad, combaten la enfermedad. Es el caso de Javier, Indira, Alba, Elena o Laura, quienes han recogido con una sonrisa su nueva bicicleta este viernes. Otros de sus compañeros de Argar no han tenido la misma suerte, ya que en la actualidad están ingresados, aunque también recibirán su regalo porque todos los vehículos están asignados.

"Si Argar no existiera habría que inventarla para hacer más llevadera la vida de los niños y de las familias que atraviesan este bache", ha declarado García. El vicepresidente también ha recordado que la Diputación de Almería mantiene "una colaboración permanente" con la asociación con el objetivo de "poner nuestro granito de arena".

Además, el número dos de la institución provincial ha subrayado la importancia de "visibilizar" el cáncer infantil "para que las administraciones públicas, las empresas y la sociedad en general contribuyan en la medidas de sus posibilidades a la investigación para que el día de mañana esta enfermedad no sea un problema".

La presidenta de Argar ha agradecido a las familias la presencia en el acto de entrega de bicicletas, ya que se trata de "niños que están delicados" y también el apoyo de la Diputación, que "siempre nos ha abierto las puertas cuando hemos llamado". Además, Onieva ha tenido palabras de reconocimiento también para la organización de la 'Trackman Cycling' y para 'Cuqui', el deportista que con su solidaridad y esfuerzo ha conseguido hacer realidad esta iniciativa.