Aceptan diez y ocho años de cárcel por secuestrar y maltratar a una madre y su hijo

Actualizado 09/09/2019 14:59:17 CET
Palacio de Justicia de la Audiencia Provincial de Sevilla
Palacio de Justicia de la Audiencia Provincial de SevillaEUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dos hermanos, Joaquín T.M. y Jairo T.M., acusados de encerrar y maltratar a la pareja de uno de ellos y a su hijo han reconocido estos hechos por los que iban a ser juzgados este lunes por el tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla y, tras alcanzar un acuerdo de conformidad entre las partes, han aceptado una condena de un diez y ocho años de prisión respectivamente.

Según han informado fuentes del caso a Europa Press, Joaquín T.M. ha aceptado una pena de diez años de cárcel por dos delitos de detención ilegal, dos delitos de lesiones, un delito de trato degradante y un delito de amenazas, mientras que su hermano Jairo, ha aceptado una pena ocho años y diez meses de prisión por dos delitos de detención ilegal, un delito de lesiones y un delito de trato degradante. Asimismo, han aceptado indemnizar con una cantidad económica a las víctimas, algo que ha sido considerado como una circunstancia atenuante para estimar las penas privativas de libertad.

La Fiscalía, en el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, relata que entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre de 2018, Joaquín, "mantuvo retenida en contra de su voluntad" a su entonces pareja y al hijo de ésta de dos años de edad en su domicilio, ubicado en la barriada hispalense de Torreblanca, siendo ayudado "activamente" por su hermano Jairo, quien hacía "labores de vigilancia y control" para impedir que las víctimas no pudieran salir.

El Ministerio Público indica que ambos hermanos, que se encuentran en prisión de manera preventiva por estos hechos, los primeros días permitieron a las víctimas moverse, de forma controlada, por el interior de la vivienda si bien en la mañana del 3 de noviembre, "los dejaron encerrados en el dormitorio principal", sin proporcionarles "apenas" comida para la mujer a quien tampoco dejaban salir para ir al baño "teniendo que hacer sus necesidades en un cubo".

Esa misma mañana, y tal como indica el Ministerio Fiscal, Joaquín, tras discutir con su pareja, se llevó al hijo de ésta al cuarto de baño y le asestó "una brutal paliza", y mandándole callar a gritos "ante los llantos de dolor", lo que era escuchado por su madre, quien indefensa, "llegó a desmayarse". Posteriormente, el acusado amenazó con tirar al pequeño "por el balcón" y a agredió a ambas víctimas, añade el escrito de la Fiscalía.

Seguidamente, en la mañana del 4 de noviembre, la víctima, aprovechando un descuido de los encausados, trató de pedir auxilio a una vecina, y ante los ruegos de ambas para que dejara salir al pequeño, Joaquín agarró a su pareja y le dio "un fuerte guantazo" y le arrastraba por un lado mientras la vecina tiraba de ella para liberarla por lo que el acusado "le espetó 'o la sueltas o la mato'" por lo que tuvo que soltarla y huir.

Esta vecina avisó a los familiares de la víctima los cuales, a través de una tía, se personó en el domicilio de los encausados, lo que hizo que Joaquín "metiera a las dos víctimas en la habitación, cerrando con llave por dentro y obligando a la mujer a meterse dentro del armario" mientras Jairo disimulaba con la familiar con la que recorrió la vivienda "intentando convencerla que las víctimas no estaban allí" si bien no lo permitió abrir la habitación en cuyo interior estaban encerrados, "so pretexto de que era el lugar donde había fallecido su madre y siempre estaba cerrada".

Finalmente, la Fiscalía indica que tras esta visita, los acusados "asustados por ser descubiertos", llevaron a las víctimas al domicilio de la vecina donde ya fueron atendidas.

Ante tales hechos, el Ministerio Público pedía inicialmente una pena de 16 años para Joaquín a quien le atribuye dos delitos de detención ilegal, dos delitos de lesiones, un delito de trato degradante y un delito de amenazas, mientras que para su hermano Jairo solicitaba una pena de doce años acusándole de dos delitos de detención ilegal, un delito de lesiones y un delito de trato degradante.

Contador

Para leer más