Los pacientes podrán consultar en la web su situación concreta en las lista de espera mediante firma electrónica

Actualizado 24/06/2008 21:29:11 CET

El PP duda de la infalibilidad de la gestión de las listas y lamenta que no se creara la comisión de investigación que solicitó

SEVILLA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud, María Jesús Montero, anunció hoy que su departamento está preparando nuevas medidas para hacer "aún más transparente" la gestión de las listas de espera quirúrgica en la sanidad pública, iniciativas entre las que destacó la posibilidad de que cada paciente pueda consultar, personalmente y en la web del SAS, su situación concreta en el registro de espera mediante la inclusión de la firma electrónica.

Durante su comparecencia en la Comisión de Salud del Parlamento andaluz, la titular del ramo anunció, igualmente, que modificarán el formato de la web "para hacerla más accesible", al tiempo que habilitarán una ficha básica "con el número de pacientes que han rechazado su proceso quirúrgico, los que se encuentran en situación transitoria por motivos clínicos o de otra índole o su distribución en función del tiempo que llevan aguardando", entre otros apartados.

De igual modo, informó que revisarán el manual de registro administrativo que recoge la inclusión de estos pacientes en lista de espera, si bien subrayó que la medida "más importante" que llevarán a cabo es la comunicación personal a aquellos pacientes que, por motivos ajenos, han superado el plazo máximo para operarse "que pueden intervenirse en un centro privado, costeándolo la sanidad pública".

Montero, que lamentó que la gestión de estas listas "fuese puesta en entredicho", quiso dejar claro en cualquier caso que la gestión es "transparente", ya que, cada centro hospitalario "realiza de forma personalizada para cada paciente la gestión de las listas de espera".

"LA CONSEJERÍA O EL SAS NO PUEDEN MODIFICAR LAS LISTAS".

"El proceso es personalizado y descentralizado en cada centro, no pudiendo modificar estas listas desde los Servicios Centrales del SAS o desde la propia Consejería, ya que, entre otras cosas, la gestión de las listas la realizan los propios profesionales, que son los que tienen que preparar los quirófanos", defendió la consejera del ramo.

Además, expuso que en el mismo momento que el paciente entra a formar parte del registro de espera se expiden tres copias, una de las cuáles "queda en poder del propio enfermo, una circunstancia que no ocurre en otras comunidades".

"Existe, por tanto, un control del propio paciente sobre su inclusión y tiempo en las listas, por lo que la transparencia es absoluta", argumentó Montero, quien, pese a todo, admitió que pudiera haberse cometido "algún error administrativo, aunque en modo alguno imputarlo a un 'maquillaje' de las listas", declaró.

En cuanto al proceso ordinario que se sigue para incluir a los pacientes en las listas de espera quirúrgica, explicó que dicho procedimiento se inicia cuando el médico "indica la necesidad de hacer la intervención y se incluye en el registro de demanda quirúrgica". A partir de ahí, aclaró, "se pone en marcha el tiempo de los 180 días".

CLASIFICACIÓN DE PACIENTES.

Respecto a la clasificación de los enfermos en este registro, explicó que los mismos se clasifican, entre otros grupos, "en función de si son pacientes que han rechazado su propuesta de intervención o lo que denominados 'transitoriamente no programables' por motivos clínicos o porque soliciten retrasar su intervención".

A estos pacientes, enfatizó, "no se les excluye del computo de lista de espera, sino que permanecen con ese tiempo acumulado --aunque congelado-- a la espera de ser revaluados". Por contra, sostuvo, "las listas del Sistema Nacional de Salud (SNS) excluye a estos pacientes del sistema de espera", por lo que aludió a la "garantía adicional" del modelo andaluz.

Como causa de pérdida de la garantía de tiempos máximos, señaló que ésta se da cuando el paciente rehúsa a ser intervenido en un centro habilitado a tal efecto o pide la suspensión de la intervención a petición propia, entre otros motivos. Estos argumentos, criticó, "los han utilizado algunos para ponen en tela de juicio nuestro sistema de garantías".

SITUACIÓN DE LAS LISTAS A 31 DE DICIEMBRE Y VIRGEN DE LAS NIEVES.

En cuanto a la situación de las listas de espera a 31 de diciembre de 2007, indicó que a dicha fecha un total de 50.287 pacientes permanecían es espera en Andalucía, frente a los 370.000 enfermos que se encuentran en espera de ser intervenido en el conjunto del Estado, según el registro del SNS. Respecto al tiempo medio de espera, informó que en la comunidad se situó en 62 días, frente a los 74 días de media nacional.

Montero se refirió también a los supuestos 'maquillajes' de las listas de espera en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, caso del que insistió "a día de hoy la Fiscalía sigue sin requerirnos información al respecto", toda vez que aseguró que la médico que puso el caso en manos del Ministerio Fiscal "lo que alega es acoso laboral, ya que parecía que lo que se había denunciado era un maquillaje de las listas".

CORREDERA: "TENGO DUDAS DE QUE NO SE PUEDAN MODIFICAR LAS LISTAS".

Por su parte, la portavoz de Sanidad del grupo popular en la Cámara autonómica, Ana María Corredera, mostró sus "dudas" acerca de la imposibilidad de modificar los registros de espera.

"A mi no me cuadra su no modificación de las listas de espera con los maquillajes que denuncian de los profesionales", defendió Corredera, quien admitió, al hilo de ello, que "es difícil saber a quién creer". Aún con todo, aludió a la "falta de medios y profesionales suficientes para atender con garantías estos derechos", lo que, a su juicio, "provoca buscar pequeños camuflajes para que coincida lo oficial con lo que verdaderamente ocurre".

Además, sostuvo que hoy mismo "volví a entrar en la web del SAS y seguían estando los datos de espera correspondientes a 30 de julio de 2007", toda vez que lamentó que no se admitiese la petición que solicitó su grupo para crear una comisión de investigación sobre la gestión de las listas de espera, "ya que ello se presta a la interpretación", advirtió.

Agregó que el tiempo "en suspenso" en el que quedan algunos pacientes por los motivos expuestos, "aunque no se ponga el 'contador a cero', tampoco cuenta en el computo de tiempo de espera de 180 o 120 días".

"Sencillamente usted dice que todo está claro y diáfano, por lo que no voy a entrar en esta cuestión", concluyó Corredera, quien atribuyó estas cuestiones a la "falta transparencia" y a las denuncias de los propios profesionales "que han saltado en numerosos medios de comunicación".

"PRENSA SENSACIONALISTA".

Sobre este punto, el diputado del PSOE Antonio Núñez reprochó que el uso de estos casos se debe "a una prensa sensacionalista". En su opinión, en las listas de espera "no hay ni trampa ni cartón", siendo una cuestión "de enorme sensibilidad" y por la que "no toleraremos que el sistema sanitario público esté bajo sospecha", advirtió.