Los padres de Gerena quejosos por el amianto del CEIP Fernando Feliu aplazan sus protestas ante nuevas promesas

Publicado 17/09/2018 19:20:41CET

GERENA (SEVILLA), 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las familias de Gerena (Sevilla) que reclaman la plena eliminación de los elementos de amianto detectados en el Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Fernando Feliu de dicha localidad han aplazado finalmente la protesta fijada para este lunes, consistente en no permitir que sus hijos entrasen a las aulas, al mediar el alcalde y prometer tanto una nueva medición de la calidad del aire del edificio, como un adelanto de la reunión prevista con la delegada territorial de la Consejería de Educación, María Francisca Aparicio.

Hablamos del colegio Fernando Feliu de Gerena, un municipio que reclama la construcción de un nuevo centro educativo que se sume al ya existente, que alberga a 870 estudiantes y más de 50 profesores, en una situación marcada por la falta de espacio, la antigüedad de estas instalaciones que datarían de los años 70 del pasado siglo, la presencia de amianto y la división de la comunidad educativa en tres
edificios diferentes.

En ese contexto, las familias de 15 o 20 de los alumnos habían acordado no permitir que sus hijos entrasen este lunes a las aulas de uno de los tres edificios del colegio, en protesta por el incumplimiento de las promesas relativas a la retirada de los elementos de amianto detectados en tales instalaciones.

Según este grupo de familias de los alumnos, el amianto fue detectado ya hace dos años pero hasta agosto de 2017 no comenzaron las primeras labores relativas a su retirada, con la promesa de que en el verano de este año se completarían las actuaciones y las instalaciones quedarían libres de amianto. Pero al arrancar el curso escolar sin que tal extremo hubiese sido cumplido, las familias de estos 15 o 20 alumnos habían decidido que los mismos no asistiesen este lunes a clase.

No obstante, una portavoz del colectivo ha explicado a Europa Press que al mediar el alcalde de Gerena, Javier Fernández Gualda, la mayoría de las familias ha optado por aplazar de momento esta movilización y sólo tres de los alumnos se habrían quedado "fuera" del centro este lunes. El alcalde, según esta portavoz, habría prometido una nueva medición de la calidad del aire del edificio en cuestión, así como adelantar la reunión prevista con la delegada territorial de la Consejería de Educación.

Así, las familias han decidido postergar de momento sus acciones de protesta, a la espera de las promesas del primer edil y también para coordinar mejor sus movilizaciones.