Quirónsalud presenta 'Vida-on', un proyecto para mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer de mama en Sevilla

Participantes en el proyecto 'Vida-on'
QUIRÓNSALUD
Publicado 19/10/2018 17:05:57CET

SEVILLA, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa de Sevilla presentan el proyecto 'Vida-on', con el que se mejora la calidad de vida de pacientes operadas de carcinoma de mama a través del ejercicio físico, con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, que se celebra este viernes, día 19 de octubre.

Así, bajo un convenio de colaboración entre el servicio de oncología de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa --Grupo Oncológico Oncoavanze-- y la Universidad de Sevilla (US), se establece una atención integral al paciente durante y después de haber completado los tratamientos oncológicos, gracias a la actividad física.

Quirónsalud ha explicado en un comunicado que 'Vida-on', bajo la dirección de la profesora Matilde Mora y la doctora María Valero y en el que trabajan de forma coordinada profesionales del servicio de oncología de ambos centros hospitalarios y del ámbito de la Educación Física y el Deporte, tiene como objetivo principal la mejora de la calidad de vida de los pacientes oncológicos.

En concreto, está orientado fundamentalmente para mujeres que hayan superado o estén en proceso de superación de un cáncer de mama, a través de actividades físico-deportivas, y en general, estableciendo hábitos de vida saludables que redunden en la recuperación de la salud integral.

"Supone grandes beneficios en las pacientes, quienes presentan mejoras de la capacidad funcional, el linfedema y los problemas asociados a la movilidad del brazo comprometido a la mama intervenida --capsulitis, atrofias musculares, entre otros--, así como mejoras importantes en el ámbito psico-social", ha detallado.

A este proyecto le avala una "amplia experiencia de cuatro años" y la participación en un proyecto europeo en el H2020 Marie Curie en relación con el cáncer, las nuevas tecnologías y la actividad física (Catch).

De esta forma, este curso ofrece varios programas nuevos de ejercicios. El primero de ellos se realiza en medio acuático --'Deep Water Running'--, en las instalaciones deportivas del Sadus (Universidad de Sevilla), y el segundo, se hará a través de la 'Marcha Nórdica' (Nordic Walking), recorriendo los parques de Sevilla.

En este sentido, la doctora Valero ha señalado que "el ejercicio en el agua para mujeres que han padecido cáncer de mama es altamente recomendable, ya que la flotabilidad disminuye el estrés del peso en las articulaciones, huesos y músculos mejorando de forma significativa las molestias en el aparato locomotor, sin que sea necesario saber nadar".

En cuanto a la 'Marcha Nórdica', el objetivo es incorporar los bastones a la forma natural de caminar, con lo que se consigue ejercitar el 90 por ciento de los músculos del cuerpo y se activa la circulación, favoreciendo el retorno venoso, así como el drenaje linfático, beneficioso para mujeres que hayan desarrollado o pudieran desarrollar linfedema.

Además, el carácter colectivo de ambas actividades propicia mejoras psicosociales en las pacientes, ya que "se reduce el nivel de depresión y ansiedad, mejorando el estado de ánimo y produciendo un efecto positivo sobre la calidad de vida de estas pacientes", ha concluido la especialista.

LOS ESTUDIOS GENÉTICOS Y LA DETECCIÓN PRECOZ

Por su parte, el jefe del servicio de ginecología de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón e Infanta Luisa, Adolfo López, ha destacado la importancia del avance en los estudios genéticos y las campañas de detección precoz como la mejor ayuda en la prevención contra el cáncer de mama.

Estos estudios identifican a los pacientes en los diferentes grupos de riesgo que pueden padecer este tipo de enfermedades, por lo que "si somos capaces de ir perfilando más genes, cada vez se podrá ir detectando más pacientes susceptibles de desarrollar estos tumores y así conseguir que sean curables", ha asegurado Adolfo López, quien ha subrayado la suma de la detección precoz y los estudios genéticos, puesto que "no se puede bajar la guardia en cuanto a las revisiones anuales".

Asimismo, ha instado a sensibilizar a la sociedad en la mejora de los hábitos alimenticios, "fundamental para disminuir las cifras, cada vez mayores en edades más tempranas". "En una enfermedad hormonodependiente es muy importante el régimen alimentario", ha explicado el especialista.

DÍAS DEL A MENOPAUSIA Y LA OSTEOPOROSIS

De otro lado, esta semana también se celebran los días mundiales de la Menopausia, 18 de octubre, y el de la Osteoporosis, 20 de octubre. Por ello, el doctor Adolfo López ha insistido en concienciar en la "necesidad de cambiar los estilos de vida ya desde la edad fértil, fomentando una dieta saludable y la actividad física, para evitar la sintomatología y efectos que conlleva el cese de hormonas en la mujer".

La menopausia se presenta como la principal causa del desarrollo de la osteoporosis en la mujer de más de 50 años y unos hábitos saludables favorecen "enormemente el que la paciente, incluso con edades posteriores a la menopausia, pueda evitar cualquier tipo de fractura ósea".

La osteoporosis es una enfermedad esquelética, sistémica y progresiva, caracterizada por un descenso de la masa ósea y deterioro en la microarquitectura del hueso, "peor calidad ósea que aumenta su fragilidad y el riesgo de fracturas".

Por último, Quirónsalud ha señalado que se estima que el riesgo de por vida de sufrir una fractura a partir de los 50 años es de un 40 por ciento para las mujeres y de un 13 por ciento para los hombres debido a la osteoporosis.