Sevilla.- La plataforma musical 'The Morning Line' estrenará siete nuevas creaciones en la BIACS

Actualizado 04/09/2008 20:04:26 CET

SEVILLA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

'The Morning Line', la innovadora plataforma musical creada por el artista Matthew Ritchie por encargo de Thyssen-Bornemisza Art Contemporary, estrenará siete obras musicales de diferentes artistas durante su estancia en la Bienal de Arte Contemporáneo de Sevilla (BIACS), que se celebrará del 2 de octubre de 2008 al 11 de enero de 2009 en la capital andaluza.

Este pabellón musical, creado por Matthew Ritchie en colaboración con Aranda/Lasch, Arup AGU y el Music Research Centre de la Universidad de York para dar fruto a una plataforma equipada con el sonido de Meyer Sound Laboratories, estrenará durante su estancia en Sevilla obras creadas expresamente por Bryce Dressner en colaboración con David Sheppard y Evan Zyporin, Mark Fell en colaboración con Roc Jiménez de Cisneros, Florian Hecker, Bruce Gilbert, Lee Ranaldo, Thom Willems y Chris Watson.

Según un comunicado de la organización, estas creaciones responden a la propuesta formulada por Bryce Dressner y Florian Hecker, comisarios invitados a la exposición, y son composiciones específicas para su emisión desde 'The Morning Line', que durante tres días calizará estas producciones dentro de un "festival sonoro" programado a tal efecto. No obstante, las creaciones se reproducirán a lo largo de los meses siguientes hasta que el pabellón sea desmontado para instalarlo en su siguiente localización: la azotea del Queen Elizabeth Hall del South Bank Center de Londres, en la primavera de 2009.

Según Matthew Ritchie, The Morning Line debe verse como un "anti-pabellón", en el sentido de una estructura porosa, no como un edificio o una escultura, capaz de generar múltiples significados y usos. Creado para ser a la vez un "lugar" y un "instrumento musical", The Morning Line es una plataforma para músicos y artistas cuyo trabajo se encuentra más allá de los límites de los límites de la programación de las salas de conciertos.

El artista concibió la identidad sónica del pabellón como uno de sus elementos esenciales. Así, esta estructura única se ha diseñado cuidadosamente en colaboración con el Music Research Centre de la Universidad de York como un espacio tecnológicamente innovador que permita presentar su trabajo a compositores y artistas sonoros emergentes.