Actualizado 08/09/2009 19:45 CET

Innova.- Más de 400 científicos y tecnólogos presentan en la UZ los últimos avances en fisiología vegetal

ZARAGOZA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de Zaragoza (UZ) acoge desde esta tarde un congreso sobre fisiología vegetal --funcionamiento de las plantas--, en el que participar 406 científicos y tecnólogos de diez países, principalmente de España y Portugal, que presentarán sus estudios para desarrollar mejores prácticas de cultivo, desde cómo aumentar la productividad de las cosechas hasta cómo combatir mejor las plagas.

El congreso SEFV2009, que aglutina la XVIII Reunión de la Sociedad Española de Fisiología Vegetal y el XI Congreso Hispano-Luso de Fisiología Vegetal, ha sido organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Zaragoza y la empresa Daymsa, ha informado la institución académica en un comunicado.

La inauguración del congreso tiene lugar a las 18.30 horas hoy, mientras que las sesiones científicas se celebrarán desde mañana y hasta el viernes, 11 de septiembre, en el Edificio Betancourt del campus Río Ebro de la Universidad de Zaragoza.

El congreso va a ser punto de encuentro de investigadores y técnicos que trabajan en campos tales como la biología vegetal, nutrición vegetal, biología molecular y celular, agronomía, horticultura, ecología, ciencias ambientales y disciplinas relacionadas.

En el Congreso SEFV2009 habrá seis conferencias plenarias, a cargo de destacados científicos de Estados Unidos, Francia, Japón y España; 20 conferencias de apertura de sesión; 57 comunicaciones orales y 247 paneles, repartidos en 12 sesiones.

También se ha puesto un énfasis especial en la participación de alumnos de últimos cursos de carrera, para los que se ha preparado una sesión especial de Introducción a la investigación.

DE RELEVANCIA PARA ARAGÓN

Este encuentro científico es de gran relevancia para una Comunidad autónoma como Aragón, "en la que la agricultura tiene un gran peso socioeconómico", han precisado desde la Universidad de Zaragoza.

Al respecto, han recordado que las repercusiones sociales y económicas que se derivan del estudio del funcionamiento de las plantas van desde cómo mejorar la productividad de las plantas y las cosechas hasta conocer mejor los mecanismos que permiten defenderse frente a plagas y enfermedades.

Además, el estudio de aspectos como la nutrición mineral y la defensa frente al medio ambiente adverso --salinidad, sequía, aumentos de temperaturas-- ayuda a articular avances o soluciones. En el marco del congreso, se presentarán también estudios básicos que pueden permitir la optimización de los cultivos en un marco de agricultura sostenible.