El Aeropuerto podría tener a finales de año un sistema de descenso de aviones que reduciría el ruido

Actualizado 08/03/2011 15:17:44 CET
EP

ZARAGOZA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Aeropuerto de Zaragoza podría disponer a finales de este año el sistema de descenso continuo de aeronaves o 'aterrizajes verdes' que supondría la reducción de entre 5 y 6 decibelios el nivel de ruido, además de un ahorro de combustible que oscilaría entre los 250 y los 350 kilos.

Los 'aterrizajes verdes' son maniobras que permiten el descenso continuo de los aviones en la aproximación a tierra y reduce hasta un 25 por ciento las emisiones de CO2 de media en cada maniobra y del mismo porcentaje en el consumo de combustible. Este tipo de aterrizajes sólo lo pueden realizar los vuelos comerciales, pero no los aviones de Defensa.

Esta es una de las medidas para minimizar el impacto acústico de las operaciones de navegación aérea que ha anunciado el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, junto al director de Medio Ambiente de AENA, José Manuel Hesse; el general de la Base Aérea de Zaragoza, Molina Miñana; y el director del Aeropuerto de Zaragoza, Felipe Rivas, junto al consejero municipal de Cultura, Medio Ambiente, Participación Ciudadana y Grandes Proyectos, Jerónimo Blasco.

En los 'aterrizajes verdes' las aeronaves descienden "como si fueran al ralentí y no son peligrosos, sino más seguros y eficaces y no lo rechazan ni las compañías, ni los pilotos", ha explicado Hesse para recalcar que "no existe el menor resquicio para decir que la maniobra es insegura porque se realiza a baja potencia. No es como bajar un puerto de montaña en punto muerto con un vehículo", ha precisado.

Este tipo de aterrizaje "no se puede realizar, de momento, en aeropuertos con mucha densidad de tráfico aéreo, pero en el de Zaragoza dada la cantidad de operaciones no interfiere".

En rueda de prensa, Juan Alberto Belloch ha destacado que esta medida de reducción de decibelios afectará a más de 11.000 zaragozanos que soportan intensidades sonoras de hasta 65 decibelios, y ha subrayado que además, desde el ayuntamiento, se "garantiza" que no se edifique en zonas más susceptibles de soportar un alto nivel de decibelios.

Tras incidir en la coordinación institucional para la ejecución del mapa interactivo del ruido", Belloch ha apuntado que la puesta en marcha del tranvía, cuando esté completa la Línea 1, supondrá un "mejor resultado que alternar el 50 por ciento la circulación de vehículos o el que se derive de las zonas 30".

Otra de las medidas es la implantación por parte de AENA, a partir del 2012, del 'Mapa interactivo del ruido" que consistirá en la visualización mediante una 'web trak' de información precisa de las trayectorias de las aeronaves y el ruido que producen en las maniobras de 'aterrizajes verdes'.

A través de la web de AENA los ciudadanos dispondrán, con media hora de retraso por motivos de seguridad, de los datos sobre afección acústica y la trayectoria de las aeronaves.

Así, podrán consultar los movimientos de los aviones, visualizar los niveles de ruido asociados a cada aeronave, consultar datos históricos en un intervalo temporal de 45 días, y seleccionar un lugar para que el sistema calcule la distancia directa entre cualquier aeronave que pase por las proximidades. Además, la aplicación permitirá la posibilidad de emitir una queja o reclamación.

José Manuel Hesse ha detallado que los aviones se mueven en unos pasillos que tienen que ser lo más estrechos posibles y la compañía que se desvíe de ese pasillo se puede llegar a sancionar "si las aeronaves al volar no cumplen un nivel de tolerancia en ciertas maniobras". No obstante, ha incidido en que la finalidad no es sancionadora.

Al respecto, Jerónimo Blasco ha puntualizado que el diseño de Valdespartera obedece a esta finalidad de evitar ruidos a los vecinos, por lo que el Ferial se ubicó en una zona de pasillo aéreo, al igual que Pla-Za o la zona verde que divide la urbanización de Arcosur.

Otra medida anunciada es la solicitud que AENA cursará a la Agencia Española de Seguridad Aérea para iniciar un proceso que establezca un calendario que tenderá a la prohibición de operar en el Aeropuerto de Zaragoza de aeronaves denominadas "marginalmente conformes" que son las más ruidosas de las autorizadas a volar en aeropuerto europeos.

Este tipo de aeronaves son las que representan ruidos potentes de forma puntual respecto a la media y que además "a las compañías aéreas les es rentable ir eliminándolas porque además consumen más combustible", ha apostillado el director de Medio Ambiente de AENA, José Manuel Hesse.

NIEBLA Y PISTA SUR

En invierno de 2012 podría estar operativo en el aeropuerto de Zaragoza el sistema denominado ILS que permite el despegue y aterrizaje de aviones en condiciones de espesa niebla. "El proyecto constitutivo ya está elaborado y ahora tiene que pasar por la comisión de Fomento", ha dicho el director del Aeropuerto de Zaragoza, Felipe Rivas.

Por otro lado, la pista sur del Aeropuerto de Zaragoza estará operativa a mediados de mayo, ahora se encuentra cerrada por obras. Su utilización "descongestionará el tráfico" porque se podrán desviar entre el 60 y el 70 por ciento de los vuelos militares que operan en la actualidad y que constituyen el 50 por ciento de todo el tráfico aéreo de Zaragoza.

Los aviones civiles podrían utilizar esta pista sur "para una gestión más eficaz del aeropuerto", ha estimado el general Molina Miñana, y ha agregado que los vuelos nocturno de los aviones militares "se mantendrán para mantener la aptitud de los pilotos porque hay un mínimo de vuelos a cumplimentar y se va a seguir".