La Asociación Gállego Activo califica de "muy positiva" la afluencia de visitantes para practicar deportes de aventura

Actualizado 21/09/2008 11:41:15 CET

MURILLO DE GÁLLEGO (ZARAGOZA), 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las empresas de rafting del municipio de Murillo de Gállego, que forman parte de la Asociación Gállego Activo (AGA), han hecho un balance "muy positivo" sobre la afluencia de visitantes que este verano han acudido a la zona para practicar deportes de aventura en las aguas bravas.

AGA informó en un comunicado de que, gracias a la "constante subida" de los turistas en este espacio deportivo y de ocio, cada año se generan más puestos de trabajo, tanto directos, como indirectos, especialmente en el sector de la hostelería.

Asimismo, desde AGA aseguraron que "debido al buen tiempo y a un caudal favorable para la práctica de los deportes acuáticos", la temporada se está prolongando hasta el presente mes de septiembre. Por ello, AGA adelantó que, mientras haya un nivel de agua suficiente, las empresas seguirán funcionando hasta el próximo Puente del Pilar.

"El movimiento de los turistas, además de varias formaciones en rescate, guías profesionales de aguas bravas, cursos de iniciación al Piragüismo, dinamizan la zona en la post-temporada", aseveró AGA.

Gracias a esta coyuntura favorable, la Asociación Gállego Activo destacó que los contratos de trabajo se van alargando, lo que permite, a trabajadores del sector fijarse definitivamente en el territorio ya que su temporada de trabajo supera los nueve meses.

PLANES DE REGULACIÓN DEL GÁLLEGO.

No obstante, AGA rechazó los planes de regulación del Gállego anunciados esta semana, ya que según dice, "es una noticia que inquieta a las empresas de Murillo de Gállego".

Esta regulación establece la toma directa del río Gállego en el azud de Anzánigo mediante un túnel en Sierra Caballera, para aumentar la capacidad del futuro embalse de Almudévar, supondría una disminución del caudal del río en su último tramo e impediría a estas empresas desarrollar su actividad.

Desde AGA afirmaron que "tanto realizar el pantano de Biscarrués como secar el río Gállego, entre el Pantano de La Peña y el de Ardisa, anegaría la zona utilizada por las empresas de deporte de aventura y destruiría por completo el único sector emergente del Reino de los Mallos que ha sido capaz de frenar los procesos de despoblación".