Actualizado 27/07/2007 19:38 CET

La autovía Huesca-Lleida estará en obras antes de finalizar el este año 2007, menos el tramo Siétamo-Huesca

HUESCA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

La autovía Huesca-Lleida estará en obras antes de finalizar el 2007, menos el tramo Siétamo-Huesca, cuyas obras se licitarán en el próximo año. Así lo ha dicho hoy, en Huesca, el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, donde ha presentado el estudio de la Variante Sur y el proyecto del último tramo de la A-22 entre Huesca y Siétamo.

Dos actuaciones, con las que Morlán explicó que se cierra el anillo de circunvalación de la capital oscense. "Con la construcción de estas dos variantes, la Variante Norte entre Siétamo y Huesca y la Variante Sur, entre Siétamo y la autovía que va Zaragoza, cerramos un anillo entorno a Huesca que va a permitir una mejor movilidad". Dos obras que cuentan con un ritmo distinto, más avanzada la Variante Norte.

Sobre esta actuación, Morlán dijo que se ha aprobado el estudio informativo y ahora está en fase de redacción de proyecto, algo que se prevé que finalice en agosto o septiembre del próximo año, con lo que "al acabar el 2008, tendremos en obra todo el trayecto entre Siétamo y Lérida y empezaremos las obras entre Siétamo y Huesca". La Variante Sur está más retrasada, ya que está en fase de información pública.

Para la Variante Sur se ha optado por el trazado que conecta con las autovías A-23 (Somport-Sagunto) y la A-22 (Huesca-Lleida). Asimismo, se refuerzan las comunicaciones con el aeropuerto Huesca-Pirineos, la Plataforma Logística PLHUS y el Parque Tecnológico Walqa. El trazado parte de la A-23 en la denominada conexión de Valdabra.

Posteriormente, afronta el paso sobre la variante ferroviaria y la carretera Almudévar-Huesca, atravesando la carretera autonómica A-1212 y el río Isuela. Más adelante, el trazado prevé un enlace con la A-1213 y el paso sobre el río Flumen.

Hacia el kilómetro 13 se sitúa el enlace de acceso al aeropuerto y la conexión de Siétamo se lleva a cabo en un enlace previsto en el proyecto del tramo Siétamo-Velillas de la A-22. La longitud total del trazado propuesto es de 18,7 kilómetros, incluidos los ramales, y la inversión prevista para esta infraestructura es de 97.082.896 euros.

Por otro lado, el tramo Siétamo-Huesca, cuenta con un presupuesto de licitación que asciende a 1.272.000 euros y una longitud aproximada de 13,2 kilómetros y se proyecta para una velocidad de 100 kilómetros por hora. El trazado a desarrollar comienza en la conexión de la autovía A-23 con la Ronda Norte de Huesca.

El trazado continúa con una larga recta al Sur de la localidad de Quicena, por la margen izquierda de la N-240. Al final de esta recta se gira a la derecha para cruzar la N-240 y el río Flumen, y así subir el Estrecho de Quinto por la margen derecha de la actual carretera hasta la ubicación del enlace de Loporzano.

En este punto se vuelve a cruzar la N-240, para continuar el trazado por su margen izquierda. Atraviesa el río Botella para después volver a cruzar la N-240 antes de llegar al enlace de Siétamo, al sur de esta localidad. En este punto enlazará con la Variante Sur y con el aeropuerto de Huesca-Pirineos. Se atraviesan los términos municipales pertenecientes a la Comarca de la Hoya de Huesca de Huesca, Quicena, Loporzano y Siétamo.

Por otra parte, Morlán ha anunciado que Fomento ha aprobado el acondicionamiento del tramo Castejón de Sos-Congosto del Ventamillo de la N-260, cuyas obras se licitarán en agosto y por las que el Ministerio invertirá 9.942.081,25 euros.

En otro orden de cosas, Morlán ha destacado que espera que las obras de la variante ferroviaria de Huesca finalicen en noviembre o diciembre, para que los trenes ya comiencen a transitar. A partir de ese momento se empezaría a desmontar las vías y travesías de todo el trazado de la vía por la ciudad.