Publicado 02/06/2020 14:44:37 +02:00CET

La CHE inicia el estudio de dos tramos incluidos en la Estrategia Ebro Resilience a propuesta de los ayuntamientos

Tomas batimétricas en El Burgo de Ebro
Tomas batimétricas en El Burgo de Ebro - CHE

ZARAGOZA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Estrategia Ebro Resilience continúa avanzando con el comienzo de los trabajos para el estudio de detalle de dos nuevos tramos para la definición de medidas ante el riesgo de inundación y la mejora del estado de las masas de agua.

Se trata del río Ebro a su paso por El Burgo de Ebro y el tramo Quinto-Gelsa-Velilla de Ebro-La Zaida. La incorporación de estos nuevos tramos fue propuesta por los propios Ayuntamientos en la reunión de información y coordinación mantenida el pasado 31 de enero en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Los servicios para la realización de los estudios han sido adjudicados por la CHE por 35.592 euros en el presente mes de mayo y en estos momentos se está efectuando la toma de datos batimétricos necesaria para caracterizar el lecho del cauce.

En total son ya 260 kilómetros de río en estudio, divididos en 15 tramos, y alcanzando las 48.000 hectáreas del área de implantación de Ebro Resilience, centrada en el río Ebro y los tramos bajos de sus afluentes desde Logroño (La Rioja) a La Zaida (Zaragoza).

El propósito de estos estudios es desarrollar actuaciones para implantar los objetivos recogidos en la Estrategia Ebro Resilience, implantando el modelo fluvial allí propuesto. Las alternativas en estudio tienen como finalidad evitar la inundación en núcleos urbanos para avenidas con un periodo de retorno de 25 años y mejorar el riesgo en zonas no urbanas para inundaciones de periodo de retorno de 10 años.

Adicionalmente, se incluirán medidas para la recuperación del dominio público hidráulico y la mejora del estado de las masas de agua mediante la restauración ambiental de las áreas de intervención, de las zonas de dominio público hidráulico recuperadas y de otras zonas degradadas.

La participación es crucial en la Estrategia Ebro Resilience, por ello, a la conclusión de cada estudio la CHE y las Comunidades Autónomas respectivas mantendrán reuniones con Ayuntamientos e interesados en cada tramo en las que serán expuestos los trabajos realizados, las alternativas estudiadas y aquellas seleccionadas como más favorables.

Posteriormente se realizarán exposiciones públicas para conocer y valorar el sentir de la población. Cada Administración pondrá en marcha, en el ámbito de sus competencias, aquellas actuaciones que cuenten con mayor consenso de implantación.

La Estrategia Ebro Resilience es un mecanismo de colaboración en el que trabajan de forma coordinada el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la CHE y las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón para promover actuaciones que reduzcan el impacto de las inundaciones en los tramos de mayor riesgo del tramo medio del río Ebro, implementando medidas que a su vez contribuyan a mejorar el estado de las masas de agua y los hábitats fluviales.

Asimismo, pretende mejorar la capacidad de respuesta de la población ante estos episodios.

ESTUDIOS DE DETALLE

Los datos que se extraigan de las batimetrías en ejecución se incorporarán al modelo digital del terreno, una novedad respecto a otros estudios anteriores porque por primera vez se contará con una topografía del lecho del cauce que permitirá conocer con precisión las zonas de erosión y sedimentación y que podrá ser utilizada en un futuro para determinar la evolución del lecho del cauce.

Estos dos nuevos tramos se suman a los trece que se están realizando en el ámbito de la Estrategia y al que fue realizado en 2018 para la redacción del 'Proyecto de adecuación morfológica y restauración ambiental del río Ebro en Milagro (Navarra) y Alfaro (La Rioja)' y cuya primera fase se encuentra en ejecución en estos
momentos.

OTROS AVANCES DE LA ESTRATEGIA

El Ministerio, la CHE y las Comunidades Autónomas han creado cinco grupos de trabajo técnico que van a reforzar la labor realizada hasta el momento y que se centrarán en medidas de prevención, actuaciones de protección, gestión ambiental, gestión del espacio fluvial y financiación, participación y divulgación.

Además, entre enero y febrero se realizaron reuniones de coordinación con Ayuntamientos, comunidades de regantes de este tramo, asociaciones ambientalistas, agrarias, de afectados, junto a investigadores del mundo universitario.

Además de este calendario de coordinación entre interesados e implicados en la Estrategia, Ebro Resilience trabaja en otras líneas de actuación: Se están realizando visitas a explotaciones agrarias y ganaderas para analizar problemas de exposición al riesgo de inundación y hacer informes con propuestas; se está ejecutando el 'Proyecto de restauración fluvial del paraje de La Nava, en Alfaro (La Rioja)'.

Esta intervención en Alfaro, sigue los planteamientos establecidos en otra obra de restauración fluvial referente en la cuenca del Ebro,
la reconexión de meandros del Arga en Funes, en Navarra.

A esto se suma que la Confederación Hidrográfica del Ebro ya ha puesto en marcha acciones que responden a la filosofía Ebro Resilience en sus intervenciones tras los últimos episodios de crecida, unas medidas que ya han mostrado su efectividad, por ejemplo, en la reducción de la exposición de los núcleos urbanos.

Esta actuación forma parte del Plan Estratégico Ebro Sostenible (PEE_S), cuyo objetivo principal es dirigir todas las acciones relacionadas con el agua en la cuenca del Ebro hacia un compromiso de desarrollo sostenible. La actuación forma parte del eje 4 para renovar la visión de la dinámica fluvial, que plantea reforzar el modelo de gestión fluvial con la introducción de nuevas medidas
ambientales y devolver a los ríos el espacio que necesitan allí donde sea posible.