Actualizado 24/02/2021 15:17 CET

Aragón levanta el confinamiento de Alcañiz (Teruel), mantiene los provinciales y flexibiliza restricciones

Rueda de prensa de la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo.
Rueda de prensa de la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo. - GOBIERNO DE ARAGÓN

La consejera anuncia que "en breve" se darán a conocer mejoras en las condiciones de trabajo del personal sanitario

ZARAGOZA, 24 (EUROPA PRESS)

El municipio turolense de Alcañiz dejará de estar confinado perimetralmente este viernes, 26 de febrero, desde las 00.00 horas, según ha anunciado la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, que ha dado a conocer la flexibilización de otras medidas en horarios, agrupaciones y ocupación de interiores, la mayoría adaptadas a la evolución epidemiológica de las provincias, que seguirán confinadas, igual que la comunidad autónoma.

En rueda de prensa, Repollés ha indicado que se amplía el toque de queda en todo Aragón de las 22.00 a las 23.00 horas y el límite del número de personas en las agrupaciones sociales pasa de cuatro a seis.

Por provincias, en Teruel, la capital, seguirá confinada perimetralmente, pero se suprimen las medidas extraordinarias, de forma que a partir de este viernes se podrán abrir los interiores de los establecimientos de hostelería, restauración y centros de deportivos, con un aforo del 30 por ciento.

Además, las actividades esenciales podrán abrir de lunes a jueves hasta las 20.00 horas y de viernes a domingo, a las 18.00 horas. Este será el horario que estará vigente en toda la provincia. En Teruel, la incidencia es de 144 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días.

Tanto en esta provincia, como en la de Zaragoza, sigue vigente el nivel de alerta 3 agravado y se mantienen los aforos, en cultura, del 50 por ciento; en comercios, del 15; alimentación, 50; juego, 30; lugares de culto, 25; hostelería, 30 por ciento en interior y 50 en exterior y en gimnasios del 30 por ciento.

No obstante, en el caso de la de Zaragoza, dada su buena evolución epidemiológica, con una incidencia de 104 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días, las actividades no esenciales podrán abrir hasta las 20.00 horas de viernes a domingo, como ya lo hacían el resto de la semana.

HUESCA

Huesca es el territorio que presenta los mejores datos de Aragón, con una incidencia acumulada de 65 casos por 100.000 habitantes en siete días, frente a los 104 de media de Aragón, por lo que el Gobierno ha decidido ampliar el horario de apertura de los establecimientos no esenciales hasta las 22.00 horas o hasta su horario habitual de cierre todos los días.

Además, se modifican los aforos, que en hostelería serán del 30 por ciento interior y del cien por cien en el exterior; en lugares de culto del 25; en gimnasios del 30 en interior; en museos, cines, teatros, del 50; y en salones recreativos y de juego, del 30 por ciento. Por su parte, las actividades de guía turística, turismo activo y de naturaleza podrán contar con grupos de hasta diez personas más guía.

Esta provincia se encontraba ahora en nivel de alerta sanitaria 3 agravado, con modulaciones horarias, que permitían el cierre de la actividad no esencial a las 20.00 horas todos los días. Ahora, toda la provincia pasa al nivel de alerta 3 ordinario, establecido por el decreto ley autonómico del 19 de octubre, pero con ligeras modificaciones horarias.

PROPORCIONALIDAD

La titular de Sanidad ha remarcado que puesto que el nivel de transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 es "dispar" en cada provincia, se justifica que se adopten medidas diferentes, que ha considerado "proporcionadas". La nueva regulación se publicará este jueves en el Boletín Oficial de Aragón y entrará en vigor el viernes, 26 de febrero, a las 00.00 horas.

Repollés ha añadido que puesto que la previsión es que la incidencia, aunque vaya bajando, se mantenga en niveles importantes en las próximas semanas, hay que ser "prudentes en las expectativas" y "no podremos flexibilizar muchas más medidas a corto plazo porque las previsiones actuales no las justifican".

"Es posible que nos mantengamos así varias semanas", aunque se revisarán las medidas "si mejoran los datos", pero se retrocederá "si los indicadores empeoran", ha aclarado.

La consejera ha manifestado que ante la "progresiva y paulatina" reducción de casos", aunque con una ralentización "normal en estos niveles", "probablemente estemos cercanos" al suelo en cuanto a incidencia, con una previsión de que ésta se estabilice en los 80 o 90 casos por 100.000 habitantes a siete días.

A su entender, esto permitiría ir bajando de niveles de alerta y flexibilizando, pero "tenemos que ser muy cautos, la experiencia así lo indica", de forma que el nivel de restricciones "es importante y no podría ser de otra manera" para que la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos y el compromiso del sistema hospitalario no sea una preocupación en una siguiente ola.

Repollés ha remarcado que el número de camas de UCI que atienden a pacientes con la COVID-19 "todavía es alto" y éste es un indicador "crítico" a la hora de plantear medidas de flexibilización. Ha añadido que si bien "por primera vez en mucho tiempo" este martes la ocupación de camas de UCI por enfermos de coronavirus ha sido del 35 por ciento, "hoy hay 30 pacientes más en UCI que en diciembre", cuando se inició esta cuarta ola en Aragón.

OTROS INDICADORES

La consejera ha aportado otros datos sobre indicadores, como la incidencia acumulada a siete días, de 104 casos por 100.000 habitantes de media en la comunidad autónoma, lo que supone una reducción del 23 por ciento en la última semana. Asimismo, la incidencia a 14 días es de 251 casos. Repollés ha recordado que para pasar el nivel 3 agravado al nivel 3 ordinario esta última cifra debe estar en 250. "Estamos muy próximos, mañana podríamos llegar".

Además, la positividad en las pruebas epidemiológicas es del 8,2 por ciento y la ocupación de camas convencionales del 9,3 por ciento. La consejera ha sintetizado que el escenario "es de descenso generalizado, pero vigilaremos con cautela la ocupación de las UCIS".

CEPA BRITÁNICA

Sira Repollés ha referido que la presencia de la variante británica en Aragón es del 8,2 por ciento, igual que la semana pasada, de forma que se ha estabilizado, como ha ocurrido en España, si bien la media del país está entre el 20 y 25 por ciento, con "mucha variabilidad" ya que hay en zonas donde apenas está presente y en otras es responsable del 50 por ciento de los casos. Repollés ha añadido que por ahora no se han detectado otras variantes en la comunidad autónoma.

El Laboratorio Satélite de Apoyo al Diagnóstico COVID del CIBA ha seguido analizando muestras positivas seleccionadas y enviadas por los servicios de microbiología de los hospitales aragoneses.

Durante la semana del 15 al 21 de febrero se han analizado 448 muestras, de las que 36 han resultado positivas en la cepa británica. Por sectores sanitarios, en los tres de Zaragoza se han analizado 236 muestras, con 13 diagnósticos compatibles con la cepa británica; en Calatayud, de 28, de los que seis son sospechosas de pertenecer a esta variante; 9 de 46 analizadas en Teruel; uno de 68 en Huesca; ninguna de las 26 de Alcañiz; y siete de los 44 análisis realizados de las muestras procedentes del sector de Barbastro.

RECONOCIMIENTO A LOS SANITARIOS

En otro orden de cosas, la consejera ha anunciado que "en breve" se va a dar a conocer una mejora de las condiciones de trabajo del personal sanitario y de otros aspectos como reconocimiento a la labor desarrollada durante la pandemia.

Según ha detallado, en su momento se descartó otorgar una gratificación y se optó por un "reconocimiento permanente y duradero a su profesión, no solo retributivo, sino de otros beneficios adicionales".

"Los sanitarios en su conjunto se lo merecen y son reivindicaciones justas" por su "comportamiento y compromiso en la pandemia", ha esgrimido Repollés.