La DPZ colabora en la reapertura del campamento juvenil Fernando el Católico

Beamonte y Llanas han suscrito el acuerdo este miércoles en la DPZ
DIPUTACIÓN DE ZARAGOZA
Actualizado 26/12/2017 15:02:37 CET

ZARAGOZA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Diputación de Zaragoza (DPZ) destinará 125.000 euros para la mejora de las instalaciones del campamento juvenil Fernando el Católico, situado en la dehesa del Moncayo y propiedad del Ayuntamiento de Tarazona, con el objeto de poner en funcionamiento estas instalaciones que llevan cinco años cerradas.

Esta colaboración permitirá financiar la renovación de parte de su equipamiento como las taquillas, el botiquín, las tiendas de campaña y los barracones para actividades educativas; además de acondicionar el albergue Paridera con la adquisición de diverso mobiliario, el botiquín o la colocación de radiadores eléctricos.

El vicepresidente de la Diputación de Zaragoza, Martín Llanas, y el alcalde de Tarazona, Luis María Beamonte, han firmado este martes un convenio de cooperación y asistencia que será decisivo para la reapertura de este campamento ubicado en el parque natural del Moncayo, el único de la provincia, lo que justifica el interés provincial de esta actuación.

Este campamento ocupa una superficie de más de tres hectáreas y cuenta con caseta de depuración, centro de transformación, almacén, aseos femeninos y masculinos, capilla-almacén, vivienda para monitores, cocina y comedor, estación de tratamiento de agua potable, explanada para acampada, pistas deportivas, piscinas, alumbrado, suministro de alta tensión y red de saneamiento con pozo.

HISTORIA DEL CAMPAMENTO

En 1952, el Ayuntamiento de Tarazona cedió una zona para la instalación de un campamento permanente en el Moncayo al Frente de Juventudes del Distrito Universitario de Zaragoza que había hecho la solicitud previamente. En julio de ese mismo año comenzó el primer turno de campamentos.

Tras la desaparición del Frente de Juventudes, en 1978 el Ayuntamiento de Tarazona, concedió el Ministerio de Cultura un nuevo permiso de ocupación para esos mismos fines por un plazo de 25 años, ha detallado la DPZ en una nota de prensa.

Esa concesión fue transferida a la Comunidad autónoma en 1985 y posteriormente al Instituto Aragonés de la Juventud que se ocupó de su gestión durante diez años. En 2012, el Instituto Aragonés de la Juventud entregó las llaves y revirtió las instalaciones del campamento al Ayuntamiento de Tarazona.