Actualizado 10/11/2007 19:33 CET

El escritor Carlos Gomes descubre la huella de Calanda en Buñuel y la huella de Buñuel en el desarrollo de Calanda

CALANDA (TERUEL), 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

La huella de Calanda en el cine de Luis Buñuel va más allá de introducir los tambores en las bandas sonoras de algunos filmes. Por otra parte, la importancia de la figura de Buñuel para Calanda y para su desarrollo actual es difícil de calcular, pero palpable. Ese es el meollo del libro 'Buñuel y Calanda, Calanda y Buñuel' que presenta esta tarde en el municipio turolense su autor, Carlos Gomes.

Carlos Gomes es un estudiante y director de cine portugués que reside en Aragón desde hace tres años, donde realiza un master sobre Estudios Sociales Aplicados en la Universidad de Zaragoza. Gomes eligió la figura de Luis Buñuel y su relación con su pueblo natal, Calanda, para un estudio dentro de su master.

A partir de allí conoció el Centro Buñuel Calanda (CBC) y a su director Javier Espada, quien le animó a profundizar el estudio, para lo que podía pedir una beca de Investigación Comarcal del Bajo Aragón, beca que consiguió y se materializó en el ensayo que se presenta como el quinto estudio publicado por el Boletín del Bajo Aragón.

"Se juntan en este estudio dos temas que me entusiasman --explicó Gomes a Europa Press-- por una parte está el mundo del surrealismo, y su vertiente cinematográfica en el cine de Luis Buñuel; por otra, el campo del desarrollo rural, qué opciones tienen las zonas rurales para asentar hoy su futuro."

CALANDA EN EL CINE.

"La presencia de Calanda más evidente en el cine de Buñuel es la inclusión de los tambores en las bandas sonoras de algunas películas, como por ejemplo en 'Nazarín' o en 'Simón del desierto' (dos filmes de su periplo mejicano) --continuó Gomes-- pero la realidad es que se pueden encontrar otras manifestaciones de Calanda y su infancia en este pueblo en las películas de Buñuel"

Gomes señaló que el milagro de Calanda, donde el devoto recupera su pierna, está presente en varias películas del director turolense. Clarísimamente en 'Tristana', película que gira en torno a la amputación de la pierna de su protagonista, encarnada por Catherine Deneuve. "Pese a ser un ateo declarado, Buñuel sentía gran admiración y le impresionaba la historia del milagro".

Más cuestiones dentro del imaginario cristiano y de la "profunda religiosidad", en la que vivía la Calanda de la infancia de Buñuel y que él mismo llamaba "medieval", están presentes en los trasfondos de sus películas. Las campanas, la devoción, el misticismo.

"La presencia de la Virgen y en concreto de la Virgen del Pilar (patrona del municipio bajoaragonés), también aparece en varias películas", indicó el autor. Por ejemplo, ¿qué pinta en el Toledo donde se desarrolla 'Tristana' una cafetería llamada La Pilarica? También en 'La vía láctea', varios personajes se reúnen en la venta del Llopo (del lobo) donde tiene lugar una conversación sobre misterios marianos. "En Calanda hubo una venta con el mismo nombre", señaló Gomes.

"Otra referencia palpable del mundo rural de su infancia está en la aparición de animales que aparecen de vez en cuando en sus películas", continuó. Un ejemplo es el filme 'El ángel exterminador', donde un grupo de burgueses encerrados en un salón se ven de pronto rodeados por una manada de corderos, "o el burro muerto de 'Un perro andaluz', que nace del que vio Buñuel cuando era niño en su pueblo", añadió Gomes.

"No es que Calanda fuera el único pueblo donde había corderos, cabras y gallinas por la calle, pero en las posteriores entrevistas y documentos sobre Luis Buñuel, el director siempre hace referencia a sus experiencias en su pueblo natal"

Pero Gomes no interpreta esta presencia, solamente se dedica a rastrearla. "Buñuel no era amigo de que interpretaran sus películas, él afirmaba que todo lo que tenía que decir estaba presente ya en las cintas; por eso yo no hago interpretaciones de por qué están presentes esas manifestaciones, me limito a señalarlas y que cada uno piense lo que quiera".

Buñuel era un creador intuitivo, "no sólo en su época más surrealista sino también en el cine que realizó en los años sesenta y setenta", señaló Gomes. "En toda su producción --añadió-- introduce en el trasfondo de sus películas elementos muy personales". La presencia de su infancia en su pueblo natal, es inevitable.

Esto se patenta, según Gomes, en que "pese a vivir casi toda su vida en varias ciudades, el mundo rural sigue teniendo una enorme presencia en su filmografía".

BUÑUEL EN CALANDA.

"Las zonas rurales han supeditado su desarrollo o a las inversiones exteriores o a la promoción de un bien, cultural o natural tangible, como puede ser un conjunto arquitectónico, un parque natural, u otros." explicó Gomes. En cambio, poseer la paternalidad de una persona ilustre, conocido internacionalmente, "es un bien intangible y surge la pregunta de cómo puede repercutir en el desarrollo de un territorio".

"Con una catedral o un castillo es fácil saber qué hacer. Es evidente que está ahí, se puede restaurar, darle diferentes usos" prosiguió, "pero un bien intangible es más fácil de perder, se puede hacer mucho o nada; si nadie lo trabaja es fácil que se quede en el olvido".

A juicio de Gomes, Calanda vivió muchos años sin percatarse del potencial que para el municipio podía tener ser la cuna del cineasta. "Esto cambió en los años noventa cuando empezó a trabajarse en recuperar esta figura" y culmina en el año 2000 con la celebración del centenario del nacimiento del director de cine y con la inauguración del Centro Buñuel Calanda (CBC).

Con el CBC se crea un bien cultural tangible de uno intangible. Gomes mostró la relación afectiva que le une a este centro. "Es un lugar maravilloso, un centro que por sus dimensiones podía estar en Zaragoza, en Madrid, París o Méjico (ciudades relacionadas con Buñuel), pero sin embargo está en Calanda; para un pueblo tan pequeño tener un centro así es algo muy importante".

Además, para Gomes, el CBC tiene la virtud de ser un dinamizador de la vida cultural de Calanda y de la comarca, con el festival de cine, las diferentes exposiciones o actividades que organiza. Como muestra, la última exposición del CBC estuvo presente en el Festival de Cine de San Sebastián.

Pero además, Buñuel fue un gran propagandista de su pueblo. En sus memorias dedica un capítulo a los tambores de Calanda y eso ha hecho que sean famosos internacionalmente. "Hasta Dalí los nombraba en alguna entrevista" añadió Gomes, y es que el cineasta "hablaba de Calanda y de sus tambores a todos sus conocidos".

No solo queda el CBC como bien tangible, también el nombre que le da al pueblo ser la cuna del cineasta y la propaganda activa que ejerció el propio Buñuel. "Cómo puede ayudar esta influencia en el desarrollo del pueblo es algo muy difícil de cuantificar, pero es palpable", concluyó Gomes.

FUTURO

Para el autor del ensayo, en Calanda y su entorno no se aprovecha el potencial turístico. "Queda mucho por hacer", como por ejemplo dar más relevancia a su patrimonio natural y realizar acciones para promocionarlo, fomentar rutas de senderismo señalizando rutas de senderismo, o trabajar con otros municipios para que un visitante pueda ver en un mismo viaje, por ejemplo, el Centro Buñuel de Calanda y el Parque Minero de Escucha.

Es fundamental a juicio de Gomes, que se empiecen a implementar políticas de trabajo de este tipo. "El Bajo Aragón está perdiendo tiempo en este sentido y es una pena, porque las comunidades que no aprovechan sus oportunidades se van quedando atrás", concluyó.