Publicado 04/03/2021 15:00CET

La estación ferroviaria de Cella (Teruel) tendrá un apartadero de 750 metros para conectar con Platea

Archivo - Estación de Tren de Cariñena
Archivo - Estación de Tren de Cariñena - AYUNTAMIENTO DE CARIÑENA - Archivo

ZARAGOZA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La estación ferroviaria de Cella (Teruel) tendrá un apartadero de 750 metros para trenes de mercancías, que podrán conectar con la Plataforma Logístico-Industrial de Teruel (Platea), ha avanzado este jueves el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro.

Tras participar en la reunión de la Comisión de seguimiento de las obras del corredor Cantábrico-Mediterráneo, Soro ha declarado a los medios de comunicación que el de Cella es "un buen ejemplo de coordinación" del Gobierno de Aragón con Adif y el resto de actores. Con este apartadero mejorará el tráfico de mercancías también con los puertos marítimos de Sagunto y Valencia.

Actualmente se está trabajando en la construcción de siete apartaderos de 750 metros, lo que debe mejorar la competitividad de las empresas de transporte, ha apuntado. Estos siete apartaderos se dividen en dos contratos: uno para las estaciones de Estivella-Albalat, Teruel, Ferreruela y Cariñena, ejecutado en un 40%, y otro para Navajas, Barracas y La Puebla de Valverde, cuyo grado de ejecución estimado es de un 75%, y en los que también se están ejecutando las instalaciones de seguridad y comunicaciones.

Además, ha continuado el consejero, se ha renovado ya el 87 por ciento de las 180.000 traviesas de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto. El titular de Vertebración del Territorio ha anunciado, también, que se va a suprimir el paso a nivel de la estación de la ciudad de Teruel, previsiblemente este año. También se suprimirá el de Jérica (Valencia).

Durante la reunión, Soro ha constatado que "Adif cumple con los compromisos que ha venido asumiendo" desde la creación de esta comisión, en 2017, acuerdos que se reflejan en el plan director, que se está ejecutando "a plena satisfacción", lo que demuestra que el compromiso con el Corredor Cantábrico-Mediterráneo "es total", poniendo de relieve la "lealtad institucional" de las partes. "Esta es la forma de trabajar y así se ha demostrado".

José Luis Soro ha aseverado que "la inversión en esta línea vale la pena", en alusión al "importante" aumento del tráfico de mercancías desde el inicio de las obras, que han incluido la instalación de la tecnología de comunicación tren-tierra, que posibilita el uso de la línea las 24 horas del día.

También se han suprimido ocho puntos de limitación de velocidad, se ha ampliado la capacidad de los trenes de 20 a 22,5 toneladas en todo el recorrido y se ha pasado de la circulación de cinco trenes de mercancías a la semana a 24, con picos de 44 en febrero de 2020, antes del inicio de la pandemia de la COVID-19.

Ha dejado claro que la electrificación de la línea "es clave", apuntando que la del tramo Sagunto-Teruel está pendiente de la declaración de impacto ambiental y la del tramo Teruel-Zaragoza "va avanzando a buen ritmo" y, de hecho, ya se han adjudicado las obras de las dos subestaciones eléctricas en Cariñena y Villafranca del Campo y se está licitando el proyecto de ampliación del gálibo de todos los túneles.

Soro ha comentado que la renovación de la vía y su electrificación servirán una vez se apruebe el trazado definitivo del Corredor a su paso por Aragón, por lo que "estamos en el buen camino". La inversión en total ha aumentado hasta los 441 millones de euros, de los que ya se han movilizado más de 190.

GRAN ESFUERZO

El director general de Conservación y Mantenimiento de Adif, Ángel Contreras, ha destacado el "gran esfuerzo" de coordinación y ha subrayado que la planificación se va cumpliendo "estrictamente".

Por su part, el coordinador del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, Adán Piñero, ha señalado que "la inversión está teniendo un retorno" ya que se está multiplicando el tráfico de mercancías, lo que beneficia especialmente a los sectores de la logística, la automoción y la agroalimentación.

PLAN DIRECTOR

Una vez completado todo el Plan, la línea dispondrá de una mayor capacidad de tráficos, se reducirán de forma sustancial los tiempos de viaje tanto para los viajeros como para las mercancías y mejorará la competitividad de los servicios de carga.

Asimismo, se incrementará la velocidad máxima de circulación, aumentará la eficiencia en el transporte, se podrán incorporar trenes eléctricos reduciendo así las emisiones, se ofrecerán mejores parámetros de fiabilidad y confort, se reducirá la probabilidad de incidencias y se convertirá en plenamente interoperable con los corredores Atlántico y Mediterráneo.