Actualizado 28/09/2022 19:55

Felipe VI considera necesarios, más que nunca, unos medios de comunicación "independientes y responsables"

El Rey entrega de la Pluma de Oro de la Libertad 2022 a la Gazeta Wyborcza y a la Fundación Gazeta Wyborcza de Polonia durante la inauguración del Congreso Mundial de Medios, en Zaragoza.
El Rey entrega de la Pluma de Oro de la Libertad 2022 a la Gazeta Wyborcza y a la Fundación Gazeta Wyborcza de Polonia durante la inauguración del Congreso Mundial de Medios, en Zaragoza. - Marcos Cebrián - Europa Press

Entrega la Pluma de Oro de la Libertad a la Gazeta Wyborcza y a la Fundación Gazeta Wyborcza

ZARAGOZA, 28 (EUROPA PRESS)

El Rey Felipe VI ha considerado que se necesitan, "más que nunca", unos medios de comunicación independientes y responsables, "centrados en el análisis y que exijan la mayor capacidad crítica por parte de sus profesionales" para servir a los ciudadanos, serles útiles en la conducción de sus vidas, para su mejor convivencia en el espacio público "y el buen funcionamiento de las instituciones".

Su Majestad el Rey de España se ha pronunciado así con motivo de su participación, en el Palacio de Congresos de Zaragoza, en la 73 edición del Congreso Mundial de Medios de Comunicación. Ha estado acompañado, entre otras autoridades, por la ministra de Justicia, Pilar Llop, y el presidente de Aragón, Javier Lambán.

Allí, ha entregado a la Gazeta Wyborcza y a la Fundación Gazeta Wyborcza, de Polonia, la Pluma de Oro de la Libertad 2022, el premio anual a la libertad de prensa de la Asociación Mundial de Editores de Noticias (WAN-IFRA), organizadora del congreso.

El monarca ha felicitado a los galardonados y a todos aquellos que trabajan por la libertad de prensa. Ha tenido un recuerdo especial para quienes cubren la guerra de Ucrania, en condiciones "muy difíciles". "Muchos también lo intentan hacer desde Rusia y de ellos nos acordamos", ha añadido.

Felipe VI ha mencionado al periodista polaco Adam Michnik, que el mes que viene recibirá el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, en Oviedo.

El Rey ha considerado que la "envergadura y gravedad" de los acontecimientos que han tenido lugar recientemente en Europa y en el mundo "exigen ser tratados con todo el rigor y el máximo respeto a la verdad".

"Después de haber vivido la crisis financiera, el Brexit, una pandemia global", así como de constatar, "con temor" el regreso de la guerra a Europa, por la agresión a Ucrania, "estamos atravesando una etapa de aceleración, vértigo, polarización e incertidumbre que impacta claramente sobre la transformación política, económica y social en muchos de nuestros países".

PAPEL INELUDIBLE

Felipe VI ha esgrimido que el contexto actual invita a una "reflexión profunda" sobre el "ineludible papel" de los editores y periodistas en la sociedad y la "alta responsabilidad" que les corresponde, algo que hace necesario este 73 Congreso de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias.

En él, se van a debatir cuestiones como la libertad de prensa, la sostenibilidad de los medios de comunicación o el "esfuerzo" por seguir innovado en la difusión de la información, "siempre desde la máxima responsabilidad", ha enumerado Su Majestad.

"Es un honor que Zaragoza y España acojan este congreso por primera vez" y se celebre de forma presencial tras la pandemia. "Agradecemos a los organizadores, la WAN-IFRA, al Grupo Henneo y a Fernando de Yarza, presidente de ambos", que así sea, ha dicho el monarca.

LIBERTAD DE INFORMACIÓN

Felipe VI ha recordado que la libertad de información, consagrada en la Constitución española en su artículo 20, representa la concreción "de un fundamento nuclear en cualquier democracia plena" y España "es un buen exponente de esa libertad, pero, como en todas las sociedades, exige esfuerzos constantes y permanentes".

Si bien las redacciones y medios de comunicación "están repletos de profesionales que sitúan su vocación y oficio al servicio de los ciudadanos" y creen "profundamente" en que su trabajo "fortalece las instituciones y la democracia, siempre que lo hagan con libertad" existen "herramientas" para "erosionar ese derecho", como son "las falsedades, la simplificación, la desinformación", "que constituyen serias amenazas sobre nuestras sociedades", ha glosado.

El monarca ha estimado que los grandes temas que define la actualidad "exigen una información contrastada y veraz", así como el compromiso deontológico de todos los periodistas y editores implicados en el proceso comunicativo, sea cual sea su soporte.

A los profesionales de la comunicación les ha dicho: "Formáis parte de un sector que debe mantenerse siempre a la vanguardia de la tecnología, pero sin olvidar nunca los valores fundamentales que vertebraron siempre esta profesión: la verdad, el rigor, la independencia y el compromiso con la sociedad".

"Los periodistas sois el enlace entre los ciudadanos y los hechos, de los más cercanos y también de aquellos que resultan más ajenos" y esa vocación implica, en numerosos casos, "asumir riesgos terribles en muchos lugares del mundo" porque "todavía hoy hay quien realmente se juega la vida por informar, para fotografiar, para escribir o por respaldar las opiniones que se vierten en vuestros medios", ha afirmado Felipe VI.

Por eso, ha agradecido a los profesionales ese "coraje y tesón" y a los medios "que faciliten el espacio para difundir lo que es de interés público".

PLUMA DE ORO

La Pluma de Oro de la Libertad ha sido concedida a la Gazeta Wyborcza y a la Fundación Gazeta Wyborcza, de Polonia, por ser "faro de independencia" y "baluarte contra el autoritarismo", así como un periódico de referencia, "que demuestra sus valores a diario, a través de sus páginas, mediante el apoyo a jóvenes periodistas, en la promoción de las noticias locales y mediante el trabajo transfronterizo en solidaridad con los colegas que lo necesitan".

El redactor jefe de The Straits Times, en Singapur, y presidente del World Editors Forum, Warren Fernández, ha dicho que estos valores, cada vez más cuestionados, son defendidos en todo el mundo por periodistas, editores y redactores que reconocen la importancia de los medios de comunicación libres" para salvaguardar "el bienestar y el buen funcionamiento de nuestras sociedades y democracias".

Gazeta Wyborcza creó la Fundación Gazeta Wyborcza en 2019 para salvaguardar el futuro de la publicación y fortalecer el periodismo de calidad en Polonia. Sus proyectos han denunciado a las organizaciones neofascistas, han combatido la desinformación, la polarización y la xenofobia, y han apoyado a los medios locales y regionales para que produzcan periodismo de investigación, han detallado desde la WAN-IFRA.

En el último año, la fundación ha coordinado un apoyo financiero y técnico para los colegas ucranianos de toda Europa tras la invasión rusa.

La jefa de Asociaciones de Gazeta Wyborcza y presidenta del Consejo de la Fundación Gazeta Wyborcza, Joanna Krawczyk, ha dicho que el "deterioro" de la democracia polaca "hace que el compromiso cívico sea más necesario que nunca".

Según ha expuesto, "los acontecimientos de los últimos meses y años han mostrado con toda su fuerza la magnitud de los retos a los que se enfrentan nuestras democracias". "Les pido que estén con nosotros y con cualquier medio de comunicación que lo necesite en los próximos años", ha solicitado.

Asimismo, ha apostado por "ser valientes en nuestra decisión de no dejar solos a los medios de comunicación ucranianos. No dejemos solo a ningún medio independiente que se enfrente a la opresión".

Por su parte, el antiguo redactor jefe adjunto Gazeta Wyborczay, Piotr Stasinski, actual asesor especial de medios de comunicación de la Fundación Gazeta Wyborcza, ha sostenido que bajo el gobierno del PiS, "la libertad de los medios de comunicación en Polonia se ha visto gravemente vulnerada".

Ha recordado que este medio de comunicación se publicó por primera vez el 8 de mayo de 1989, bajo el lema 'No hay libertad sin solidaridad', se enfrentó inicialmente a una fuerte censura, pero se convirtió en un actor fundamental para convencer a la opinión pública de que rechazara la dirección comunista del país. También fue la primera publicación legal fuera del control del gobierno.

A principios de la década de 2000, se había convertido en uno de los periódicos más vendidos de Polonia y en la actualidad se ha consolidado como diario de referencia.

Más información