Actualizado 30/09/2008 19:29 CET

Neoelectra reclamará al Gobierno de Aragón "daños y perjuicios" por tener que cerrar su planta de Aliaga

TERUEL, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Neoelectra presentó ayer una solicitud ante la Dirección Provincial de Trabajo de Teruel para iniciar un expediente de regulación de empleo de los once trabajadores que tiene en su planta de Aliaga (Teruel). El director general del grupo, Antonio Cortés, destacó que "por desgracia nos hemos visto obligado a ello".

Además, anunció a Europa Press que, en los próximos días "presentaremos un recurso Contencioso- Administrativo contra la decisión del Gobierno de Aragón, porque hemos hecho allí una inversión de 26 millones de euros y se ha demostrado que el funcionamiento estaba regulado, así que pediremos daños y perjuicios".

Cortés aseguró que "hay indicios de que no se nos ha tratado como corresponde", ya que según denunció "hay fincas de uso particular que han hecho deslindes que están en entredicho; que han hecho cortas en zonas LIC y ZEPA; hemos visto acometidas de líneas de alta tensión para uso particular. No nos parece coherente porque para actividades de ocio particular se dan permisos alegremente y a nosotros se nos quiten, cuando aplicamos todas las medidas habidas y por haber".

Ante la denegación de la Autorización Ambiental Integrada por parte del INAGA, la empresa "se ha visto obligada a presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE)" manifestó Cortés, y "más con la perplejidad que nos supone en un escenario tan complejo como el que estamos viviendo en materia económica y teniendo en cuenta que la empresa está yendo bien".

En este sentido, el director general del Grupo aseguró que "presentamos un recurso de alzada que, todavía no ha sido respondido en el plazo que tendría que haber sido, por lo que entendemos que es un silencio administrativo negativo".

El directivo de Neoelectra aseguró que "no sabemos porqué está sucediendo esto", ya que "tenemos una instalación que es ejemplo a nivel nacional y europeo, que viene auspiciada por una normativa europea y respaldada por un Real Decreto. Además, estamos acogidos al Plan Nacional de Desarrollo Energético, contamos con la acreditación ISO 14.000 de sostenibilidad ambiental".

Respecto de su ubicación en una zona calificada como LIC y ZEPA, aseguró que era algo que se sabe ahora, y no "cuando nos concedieron todos los permisos, porque hasta ahora los teníamos, sino no hubiéramos podido trabajar durante siete años".

Además, añadió que "no hemos tenido la oportunidad de poder hacer algo para que esa respuesta desfavorable se convirtiera en favorable. Siempre hemos estado abiertos a cualquier alternativa que hiciera viable el funcionamiento de la planta, pero no se nos ha dado".

Cortés también afirmó que "hemos estado tres meses parados, dejando de facturar cerca de 8 millones de euros, pero llega un momento en el que no existe salida real". Éste es ese momento, y la empresa considera que "donde no nos quieren no vamos a estar".

Pero además, Cortés recuerda que "nosotros pertenecemos a un fondo de inversión que tiene mucho peso, y esto tendrá sus consecuencias: cuando se hable de Aragón como un sitio para invertir, veremos lo que opinan los grandes inversores".

En cuanto a los once trabajadores de la planta de Aliga, Cortés afirmó que "no queremos deshacernos de trabajadores tan valiosos como estos", por lo que les han ofrecido incorporarse a otras plantas del Grupo. Aunque reconoció que "no sé si todos podrán venirse con nosotros porque tienen allí su arraigo familiar".