Actualizado 03/07/2007 20:09 CET

El Parque La Gabarda, que combina arqueología, naturaleza y ocio, contabiliza cerca de 15.000 visitas desde su apertura

ALBERUELA DEL TUBO (HUESCA), 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Parque La Gabarda, situado en la localidad de Alberuela del Tubo, ofrece desde hace cuatro años diversas opciones a las personas que lo visitan, ya que es a la vez un espacio arqueológico, geológico, guarda una gran riqueza natural y dispone de una zona de atracciones y actividades lúdicas. Cerca de 15.000 personas han visitado este parque desde su apertura.

Según indicaron a Europa Press fuentes del parque, se estima que alrededor de 15.000 personas habrían disfrutado de las ofertas de La Gabarda desde que abrió sus puertas al público el 5 de abril de 2003. Entre abril y junio, considerada la temporada alta del parque, La Gabarda acoge hasta 400 visitantes a la semana.

Por un lado, en La Gabarda se desarrollan las actividades arqueológicas, que desde 1985 han sacado a la luz varios restos romanos, asentamientos visigodos y fortalezas árabes. De hecho, esta es la zona de la Comarca de Los Monegros, donde mayor presencia musulmana se ha encontrado.

Por otro lado, el paisaje en el que se encuentra el parque está caracterizado por los torrollones de Gabarda, unas elevaciones rocosas curtidas durante siglos por la erosión. El Rincón del Olivo es uno de estos lugares escondidos entre grandes bloques de piedra que guarda un encanto especial, así como unas vistas espectaculares.

En cuanto a la fauna y la flora, el entorno ha sido declarado Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Entre las aves destaca el búho real, como la rapaz dueña y señora de estas tierras. Respecto a la flora, abundan las plantas pequeñas y de secano, tales como el tomillo, el esparto, las aliagas o la lavanda.

El Parque de La Gabarda se configura como un área de descanso, esparcimiento y ocio para toda la familia. Delimitada dentro del conjunto del parque, se encuentra el área de actividades infantiles con columpios, tirolinas, circuitos, juegos y mucha más diversión para los niños de entre 8 y 14 años. En la actualidad, en el parque se trabaja para ampliar la edad de participación de las actividades infantiles y así hacerlas viables para niños de entre 3 y 6 años. Por supuesto, todas ellas se llevan a cabo cumpliendo con la normativa de seguridad vigente.

Además, los adultos pueden disfrutar con la observación de aves y plantas y el senderismo e incluso existe un lugar apropiado para la preparación de comidas campestres.