Publicado 03/12/2020 13:50CET

El Plan de Lista de Espera Quirúrgica, diseñado para reducir un 85 por cien la demora superior a 180 días en 2022

Intervención quirúrgica.
Intervención quirúrgica. - DGA. - Archivo

ZARAGOZA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha presentado este jueves, en sesión plenaria de las Cortes autonómicas, el Plan de Abordaje de las Listas de Espera Quirúrgicas, con el que pretende reducir, a finales de 2022, un 85 por ciento las demoras de más de 180 días.

El plan se publicará en el BOA de forma "inminente" y en él destacan la priorización de los pacientes con neoplasias, la participación de los pacientes y el mantenimiento de la colaboración público-privada. "El paciente es el centro del sistema", ha dicho.

El Departamento quiere incrementar el rendimiento quirúrgico hasta un 69 por ciento por la mañana y un 61 por ciento por la tarde de forma progresiva hasta 2022, e incrementar las intervenciones programadas un 14 por ciento en 2022 respecto de 2019.

En una comparecencia a petición del PP, Sira Repollés ha recordado que "el sistema sanitario ha dejado a un lado la actividad programada" a raíz de la llegada de la pandemia de la COVID-19 "en Aragón, España y el resto del mundo", al crearse una situación "inestable y dinámica" que obliga a destinar los recursos a atender a los pacientes del coronavirus.

"Aun así se ha mantenido la actividad quirúrgica", ha puntualizado la consejera, quien ha apuntado que en noviembre se han contabilizado 7.450 pacientes en listas de espera, que "están disminuyendo".

El plan presentado es "realista y consensuado", ha afirmado Repollés, destacando algunos principios: que los tiempos de espera sean "adecuados" a las necesidades clínicas de los pacientes y mejorar la eficiencia del uso del equipamiento disponible; potenciar la cirugía mayor.

CRITERIOS

Para priorizar las intervenciones se tendrán en cuenta criterios como que los procesos sean neoplásicos, el impacto de la demora en la evolución de la enfermedad y el cumplimiento de los plazos establecidos en el Decreto de garantía de atención quirúrgica.

También, el tiempo necesario para la planificación de la operación, el estado del paciente, su situación clínica y la comorbilidad, así como la participación activa de los profesionales, la transparencia, la colaboración con otros centros públios y privados, y las decisiones compartidas con los pacientes.

LÍNEAS DE TRABAJO

Para llevar a cabo el plan de abordaje, Sanidad creará grupos de trabajo con responsables de servicios como anestesia, traumatología, cirugía general, cardiológica y de otorrinolaringología; se aprobarán nuevas instrucciones de gestión de listas de espera; cada centro pondrá en marcha una comisión de programación quirúrgica; se revisarán las listas para mejorar los niveles de actividad y rendimiento; se reorganizará la atención en UCI; se incrementará la colaboración con la Clínica MAZ y el Hospital Militar de Zaragoza y se informatizará el proceso quirúrgico.

Sobre la concertación con centros privados, Sira Repollés ha dejado claro que "en ningún momento" el Departamento se ha posicionado en contra, siempre que se utilicen todos los recursos de la red pública, y que "la relación con las privadas es excelente y sería una falta de responsabilidad no utilizar todos los recursos de la Comunidad para sacar adelante a los enfermos de las listas de espera". También se incrementarán las autoconcertaciones por la tarde.

En cuanto a las tarifas de la concertación, se abonan conforme a un Decreto específico de 2017 y son, por ejemplo, 720 euros por cataratas, 800 por varices en una pierna y 2.000 por una operación de menisco. En 2022 se destinarán 13.630.000 euros a este fin, lo que "viene a ser seis o siete céntimos de Zendal", en alusión al hospital de emergencias abierto esta semana por la Comunidad de Madrid.

Ha observado que, en sanidad, "la oferta es limitada, se basa en la disponibilidad de los profesionales" y que se tarda una media de 12 años en formarlos, tras lo que ha comentado que el Gobierno de Aragón ha aumentado un 20 por ciento las plazas MIR, lo que "no es fácil". A estas dificultades se suman el incremento de la demanda, el envejecimiento de la población, que los pacientes son cada vez más complejos y la variabilidad de la práctica médica.

MEJORA "INSUFICIENTE"

La diputada del PP, Ana Marín, ha dicho que las listas de espera no han mejorado lo suficiente, resaltando que los aragoneses que están en lista de espera "sufren y mucho, les duele, no pueden trabajar, no pueden vivir una vida normal", pero la solución "nunca acaba de llegar".

"Dicen que van a hacer, se comprometen y después de nada sirve lo acordado", ha continuado Marín, quien ha insistido en que "las listas de espera no son simples números, una cifra que sube y baja, sino que son personas que tienen derecho a la atención sanitaria". Ha defendido la colaboración público-privada.

Desde el PSOE, Olvido Moratinos ha indicado que este plan responde a la "autoexigencia del Departamento de Sanidad", recalcando que se ha elaborado con "transparencia y honestidad". Ha destacado la medida de maximizar la utilización de todos los recursos y emplear quirófanos "infrautilizados", como los del Hospital de Jaca, así como las decisiones compartidas con los pacientes.

La diputada de Cs, Susana Gaspar, ha criticado que Podemos haya "demonizado" la sanidad privada y se ha quejado que Repollés no ha enviado con antelación el plan a los grupos parlamentarios.

En representación de Podemos Equo, Itxaso Cabrera ha animado a analizar las diferencias de rendimientos de los centros hospitalarios y ha elogiado que el paciente sea el centro del sistema, lo que pasa por aplicar criterios "técnicos y científicos, no por reducir --las listas-- por la derecha".

La parlamentaria de CHA, Isabel Lasobras, ha señalado que las medidas deben ser "dinámicas y ajustadas a la evolución de la pandemia", añadiendo que "no hay fórmulas únicas", tras lo que ha emplazado a priorizar la mejora de la eficacia optimizando los procedimientos.

El portavoz de Vox, Santiago Morón, ha afirmado que la existencia de las listas de espera "condiciona que mucha gente se tenga que buscar la vida, acudir a un médico particular o contratar un seguro médico: es la realidad social".

Para la diputada del PAR, Esther Peirat, los tiempos de demora "deben estar dentro de parámetros aceptables" y "a partir de ahí las diferencias políticas son legítimas", añadiendo que "la pandemia no debe servir de excusa para justificar -las listas-- pero sería oportunismo obviar esta situación".

El diputado de IU, Álvaro Sanz, ha expresado que "las listas de espera no las vamos a resolver parcheando las consecuencias, sin corregir el problema", tras lo que ha subrayado que "vuelve a salir el debate de la desviación de fondos públicos para llevarlos a lo privado".

Para leer más