Publicado 10/07/2021 12:39CET

El Pozo de Pígalo afronta otro verano con reserva previa de aparcamiento para controlar el aforo

El Pozo de Pigalo, enclavado en el Espacio Natural Protegido de la Sierra de Santo Domingo, se ha regulado mediante un parquin con reserva previa.
El Pozo de Pigalo, enclavado en el Espacio Natural Protegido de la Sierra de Santo Domingo, se ha regulado mediante un parquin con reserva previa. - COMARCA CINCO VILLAS

LUESIA (ZARAGOZA), 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Pozo de Pígalo, abierto al público desde el pasado 25 de junio, continuará este verano con el sistema de reserva previa para el acceso con un parquin controlado. Además, el Ayuntamiento de la Villa de Luesia, a quien pertenece este espacio, prevé mantener este sistema una vez se normalice la situación sanitaria.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Luesia, Mario Miana, ha explicado, en declaraciones a Europa Press, que el sistema de aparcamiento regulado lleva varios años en funcionamiento, pero no contaba con los servicios de regulación de aforo ni reserva previa, que se incorporaron el pasado verano.

"Es una medida que pusimos en marcha por las restricciones que había, pero que en cuanto volvamos a la normalidad sanitaria se va a mantener, porque hemos visto que proporciona muchos beneficios al espacio", ha anunciado el concejal.

La zona habilitada para aparcar cuenta con 50 plazas para vehículos. Y, de cara a efectuar la solicitud, se ha habilitado "un procedimiento de reserva previa", a través de la página web del Ayuntamiento, abonando una tasa de ocho euros por coche y cuatro euros en caso de moto o quad.

Al llegar al enclave será necesario presentar el resguardo de la reserva en el móvil a las personas que controlar el parquin, quedando "prohibido el aparcamiento en el espacio natural del Pozo Pígalo fuera de la zona establecida para ello", ha advertido Miana, dado que, "el no cumplimiento de estas normas será sancionado según la ley vigente".

De hecho, según ha puntualizado el edil, "la Guardia Civil y los Agentes de Protección de la Naturaleza velarán por el cumplimiento de las normas aprobadas, pudiendo imponer multas de hasta 150 euros a quienes las incumplan".

Con este sistema se busca regular el acceso al entorno de la zona de baño del río Arba de Luesia, ya que está situada en el interior del Paisaje Protegido de la Sierra de Santo Domingo. "Nuestro principal objetivo es proteger el entorno natural del Pozo de Pígalo con esta medida", ha precisado.

La mayor parte de los visitantes de este enclave proceden de la provincia de Zaragoza y de la Comarca de las Cinco Villas, así como de Huesca y Teruel, incluso de Francia, ha señalado Mario Miana. Sobre las expectativas visitantes, "se espera que sea igual un poco mayor" que en 2020, cuando se contabilizaron un total de 2.500 reservas.

Contador