Actualizado 16/03/2022 13:34

Un proyecto pionero convertirá el paseo de Sagasta de Zaragoza en un eje biosaludable

La consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca; el director del Departamento de Ecología Urbana, Fran Bergua; y la jefa de la Unidad de Desarrollo Estratégico, Montse Hernández
La consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca; el director del Departamento de Ecología Urbana, Fran Bergua; y la jefa de la Unidad de Desarrollo Estratégico, Montse Hernández - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El paseo de Sagasta de Zaragoza se convertirá en un eje biosaludable con la renovación y mejora de los elementos vegetales, tanto de árboles como arbustos, herbáceas y flores, que redundarán en el bienestar de los vecinos, la absorción de gases contaminantes, la imagen de la ciudad y que marca la pauta de actuación en otros bulevares de la ciudad. Además, supone un proyecto pionero en España por la metodología empleada.

La consejera municipal de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca; el director del Departamento de Ecología Urbana, Fran Bergua; y la jefa de la Unidad de Desarrollo Estratégico, Montse Hernández, han presentado este proyecto de reforma que se va a acometer en las zonas verdes y parterres del paseo de Sagasta.

La finalidad, ha indicado Natalia Chueca, es "mejorar" el espacio de ocio, social y de salud para los vecinos, y es innovador porque se han unido varias instituciones de toda España para llevarlo a cabo, como el Departamento de Biología Vegetal y Ecológica de la Universidad de Sevilla y otros institutos de investigación pioneros en este ámbito para diagnosticar las necesidades y trabajar en una metodología novedosa con mediciones reales para identificar las necesidades de los vecinos, las posibilidades del espacio y lo que puede ofrecer.

Se han realizado mediciones a pie de calle de diferentes parámetros como gases contaminantes, partículas en suspensión, confort térmico, radiaciones térmicas, radiaciones electromagnéticas y ruido, ya que es un paseo con mucho tráfico. De los datos obtenidos se ha podido tomar una decisión racional para seleccionar las especies a plantar.

Además, se ha utilizado la novedosa herramienta experimental de valoración de los beneficios ecosistémicos 'Matriz de Metabolismo Verde', desarrollada por la empresa consultora del proyecto (CESYT S.L.) en el marco de un proyecto CDTI avalado por la Unión Europea.

Con ella, se ha valorado la capacidad de cada uno de los ejemplares vegetales presentes en el paseo para absorber gases contaminantes, captar material particulado, generar confort térmico, generar recurso de refugio y alimentación para la fauna amiga y generar sensación de biofilia --el sentido de conexión con la naturaleza--.

EJEMPLARES

Con este diagnóstico se ha afrontado la remodelación paisajista de los 9.700 metros cuadrados del bulevar de Sagasta para maximizar los beneficios que pueda lograrse para la salud de los ciudadanos. El proyecto, desarrollado en colaboración con MS Paisatge y EGS, se ha planteado cuatro tramos diferenciados, pero con unos criterios comunes.

Así se respetará el arbolado existente; se incluirán nuevos árboles multitronco que generen nuevos beneficios ecosistémicos; se seleccionará un amplio catálogo de especies arbustivas y subarbustivas de apoyo
que sirvan para diversificar el paisaje; y se compatibilizará su disfrute con el tránsito y con la utilización del espacio por las
mascotas en distintas zonas del paseo.

No solo realizará una reposición de árboles, manteniendo los actuales, sino que se avanzará en generar zona de sombra para mejorar las calidades atmosféricas y la absorción de gases contaminantes. Es una metodología novedosa de abordar los espacios verdes urbanos no solo desde la imagen, sino incidiendo en objetivos medioambientales y de salud de la población, ha incidido Chueca.

INTERVENCIÓN

La actuación se centrará en los parterres corridos existentes en el paseo, con la plantación de arbolado en pequeños parterres que se generan aledaños al existente. Está previsto crear una nueva cobertura de arbustos estructurales, así como de arbustos y de plantas vivaces de cobertura, se incorporarán gramíneas y bulbosas de forma esporádica, zonas de pradera con floración escalonada y zonas específicas para uso canino.

El proyecto cuenta, además, con un anexo que determina cómo ha de realizarse su mantenimiento para optimizar las funciones deseadas de la vegetación, aprovechar el riego y los recursos humanos que se necesiten.

Se ha estructurado en cuatro áreas y se comenzará por el final en la unión con la plaza Diego Velázquez frente al parque Pignatelli, que ya se ha licitado. En cada una se elegirá la masa verde que aporte los beneficios ecosistémicos y atenúe la isla de calor de Zaragoza.

Se ejecutarán los 4 tramos este año con la finalidad de que sea una realidad en 2022, ha subrayado Chueca, quien ha recalcado que "tiene una rentabilidad social y ambiental" la inversión prevista de 300.000 euros.

GRAN VÍA: LA SIGUIENTE

"Cambiará --ha augurado Chueca-- la imagen de uno de los paseos mas importantes y cambia la forma de trabajar, el diseño de los espacios verdes de la ciudad para que tenga beneficios funcionales porque se invierte en la salud de los ciudadanos. Se marca tendencia en España en la forma de trabajar en los espacios verdes urbanos".

Fran Bergua ha avanzado que se plantarán ejemplares del "árbol del amor", otros multitroncos para generar más sombra y mejorar el paisaje verde acorde al extraordinario patrimonio arquitectónico y cultural, madroños y otros arbustos como savias; también herbáceas que florecen y redundan en el colorido del entorno. Además se estudiará el impacto cromático para su plantación.

El mantenimiento será más razonable para optimizar los recursos del agua y humanos. Tendrá espacios adecuados para facilitar la necesidad de los ciudadanos de pasear mascotas respetando la convivencia.

Se realizará un posterior estudio que permitirá actuar en el siguiente bulevar que será el la Gran Vía, también en el Centro de Zaragoza y luego se irán viendo las necesidades del resto de la ciudad, ha señalado Chueca.

CONDICIONES

La capital aragonesa es de los municipios de España más grandes y con condiciones climatológicas extremas y no toda la vegetación tiene cabida en la ciudad, ha puntualizado Montse Hernández, para instar a observar que "tiene un paisaje que hay que saber apreciar".

La ciudad registra 88 días al año por encima de los 30 grados centígrados, está en una zona extremadamente árida, de las de mayor concentración de CO2" y materia particulada, son algunos datos que ha dado a conocer Montse Hernández. Además, del interior al exterior de la ciudad hay una diferencia de hasta 8 grados debido al asfalto.

Este eje vertebrador de Sagasta tiene 153 árboles que pasará a tener 578 ejemplares; en la actualidad absorben 10 kilos de dióxido de nitrógeno anuales, que serán 26 kilos; los 84 kilos de dióxido de carbono actuales que capta supondrán 168 kilos; y los otros 35 kilos al año de materia particulada pasarán a ser 39 kilos.

Esta intervención "será un antes y un después y marcará al resto de lo bulevares para mejorar la salud de los vecinos que es el objetivo en el que ahondar", ha subrayado Chueca.

El paseo de Sagasta es de los más relevantes de Zaragoza, de diseño modernista con un paseo central, cuyo bulevar presenta un "déficit" de conservación con un margen de mejora "apreciable", ha observado Chueca.

El proyecto incide en este objetivo de ahondar en la salud de los vecinos y mejorar la imagen de la ciudad que sea "más bonita, agradable y más paseable". Al respecto, ha hecho referencia a una información del diario El País que señala que Zaragoza es una de las ciudades más saludables para vivir, según un estudio independiente.