Publicado 18/08/2021 16:00CET

Retiran algas y macrófitos del tramo final de Segre en Mequinenza para el Descenso Internacional del Cinca

El Ayuntamiento de Mequinenza retira algas y macrófitos del tramo final del Segre.
El Ayuntamiento de Mequinenza retira algas y macrófitos del tramo final del Segre. - AYTO MEQUINENZA

MEQUINENZA (ZARAGOZA), 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Mequinenza ha retirado algas y macrófitos en el tramo del río Segre que será zona de llegada de los participantes en el Descenso Internacional del Cinca, que se disputará este domingo, 22 de agosto.

El río Cinca desemboca en el Segre unos diez kilómetros aguas arriba de la localidad zaragozana. En esta última población, se sitúa la meta de esta prueba popular de piragüismo, que comienza en Fraga.

Los trabajos de retirada de algas y macrófitos se han centrado en la zona de los embarcaderos y suponen una inversión de 6.050 euros. Tienen por objeto eliminar la acumulación de estos organismos para mejorar el tránsito de embarcaciones, así como la seguridad de los participantes, ha informado el Ayuntamiento mequinenzano en una nota de prensa.

La proliferación de algas y macrófitos en el tramo final del río Segre, en la cola del embalse de Ribarroja, sumada a la acumulación de lodos provenientes del desembalse de Barasona son la causa constante de problemas en el desarrollo de actividades acuáticas en la localidad.

El Consistorio ha lamentado las molestias que estas afecciones generan en la navegación, la pesca o la práctica de deportes acuáticos, como el remo o el piragüismo, perjudicando con ello el desarrollo económico del municipio.

Ya en la presentación del Descenso Internacional del Cinca en Piraguas, el alcalde en funciones, Antonio Sanjuán, incidió en la necesidad de llevar a cabo la eliminación de macrófitos y lodos, provenientes del desembalse de Barasona.

El Ayuntamiento ha reclamado la puesta en marcha de estas labores de limpieza tanto por parte del organismo de cuenca, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), como por la empresa Endesa, que gestiona el embalse.

El Consistorio ha manifestado que la desaparición de estos organismos del tramo final del Segre permitiría el desarrollo de más actividades de tipo acuático en la localidad.