Publicado 18/05/2022 11:34

Saz (Cs) tilda de "retrógrada" la nueva regulación de gestación subrogada porque "limita los derechos reproductivos"

El diputado de Cs Aragón José Luis Saz.
El diputado de Cs Aragón José Luis Saz. - EUROPA PRESS.

ZARAGOZA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El diputado de Cs Aragón, José Luis Saz, ha tildado este miércoles de "retrógrada" la nueva regulación de la gestión subrogada, recogida en el anteproyecto de ley del aborto, que ha presentado el Gobierno de España, al considerar que "limita los derechos reproductivos" de hombres y mujeres. Cs ha registrado, el pasado 8 de marzo, una proposición no de ley a este respecto en las Cortes autonómicas.

En rueda de prensa, Saz ha afirmado que esta nueva regulación "ataca la libertad de hombres y mujeres y nos devuelve a épocas de rancio moralismo institucional", por lo que "es un retroceso", frente a lo que ha propuesto "regular la gestación subrogada como un ejercicio de libertad, un medio para incrementar todo tipo de familias, incluso las monoparentales".

A su juicio, esta nueva regulación "choca con el concepto moderno de libertad en el ejercicio de los derechos reproductivos". Ha dicho que "los conservadores siempre han estado en contra del reconocimiento de los derechos civiles, como el divorcio, el matrimonio del mismo sexo o la adopción internacional, y ahora la gestación subrogada".

Ha criticado "el feminismo radical, que hace una visión sectaria de los derechos reproductivos", recordando que el borrador del anteproyecto de ley incluía penas de cárcel para los padres que engendraran un bebé mediante gestación subrogada, lo que se ha suprimido, aunque en el texto presentado sí se afirma que es "violencia reproductiva", lo que para Saz es "una absoluta barbaridad".

El parlamentario de Cs Aragón ha manifestado que se trata de "derechos reconocidos en los países más avanzados del mundo" y ha defendido la gestación subrogada "altruísta, no comercial, sino solidaria, para ayudar a los progenitores que no pueden tener descendencia por otros medios, pero sí por esta técnica, basada en el principio de gratuidad, respetando siempre la dignidad de los progenitores y de las personas gestantes".

"Esta ley es un retroceso porque cercena derechos, la libertad entendida en un concepto más moderno, y reconduce al Estado a interpretar moralmente cómo tiene que ser la sociedad civil, cuando la sociedad civil tiene que pedir al Estado que no entorpezca su libre desarrollo".

También ha dicho que "el mundo radical pretende interpretar cómo tienen que ejercer la mujer y el hombre sus derechos" y que la nueva regulación "estigmatiza a la mujer" y responde a "una visión muy sectaria de la ampliación de derechos civiles".