La tecnología será el elemento "más fructífero laboralmente" para Aragón en 2025, según un estudio

Actualizado 05/07/2015 9:49:28 CET
La presidenta del CESA, Natividad Blasco
CEDIDA

El trabajo incluye también la formación que debe aportarse para adaptarse a las necesidades laborales de la Comunidad

ZARAGOZA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La tecnología se postula como el "elemento más fructífero laboralmente" para Aragón en 2025, según concluye del estudio 'Prospectiva de Empleabilidad: Aragón 2025', que ha dado a conocer este miércoles el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, Marcos Sanso, durante la presentación del Informe anual sobre la situación económica y social de la Comunidad en 2013, que ha presentado el Consejo Económico y Social de Aragón (CESA) en la Sala Goya del Palacio de la Aljafería de Zaragoza.

La presidenta del CESA, Natividad Blasco, ha indicado que "el objetivo último de los estudios de prospectiva es anticipar lo que se considera que debería ocurrir, para ayudar a orientar en el sentido adecuado las decisiones estratégicas en los próximos años".

El estudio revela algunas de las ocupaciones y cualificaciones que serán necesarias en Aragón dentro de una década e intenta adaptar la futura oferta de trabajo a la previsible demanda laboral, de acuerdo con las dinámicas previstas para la actividad productiva, económica y tecnológica en el horizonte 2025, de forma que se minimice el riesgo de exclusión socio-laboral, ha apuntado desde el CESA en una nota de prensa.

El informe comienza examinando las fuerzas de cambio que pueden ser relevantes hasta el horizonte 2025, en los niveles global, europeo, español y aragonés, y valora su impacto, su nivel de incertidumbre y sus interacciones.

Entre las muchas fuerzas de cambio consideradas, se encuentran la geopolítica, el liderazgo mundial, la encrucijada energética, el cambio climático, la crisis económica de la Unión Europea (UE), las dificultades de gobernanza del euro, el envejecimiento poblacional, el colapso financiero español, los problemas de sostenibilidad del Estado autonómico, el peso de la deuda pública, la existencia de sectores críticos en el sistema productivo aragonés y el desequilibrio territorio-población.

TRES ESCENARIOS CLAVE

El informe identifica tres escenarios clave que podrían darse en 2025. Uno de ellos, el escenario base, "supone una continuidad de la respuesta que actualmente está dando la economía aragonesa a retos como el envejecimiento de la población, la presión sobre los recursos naturales o la transición energética".

Un segundo escenario exportador, que da respuesta a la necesidad tanto de la economía aragonesa, como de la española de conseguir el mayor superávit exterior posible, estimulando los sectores más exportadores.

El tercer escenario es el tecnológico, "en el que priman el capital humano, la investigación y el conocimiento, dirigidos a resolver problemas como la encrucijada energética, la presión sobre los recursos naturales y el medio ambiente, o el envejecimiento de la población".

LOS SECTORES CON MEJOR PERSPECTIVA DE EMPLEO

El trabajo realiza una selección de cinco sectores de actividad económica por cada escenario con el objetivo de conocer las ocupaciones a las que hay que prestar mayor atención. En el caso del escenario base, se han escogido aquellos sectores que actualmente generan empleo, es decir, que tienen un exceso de demanda y requieren la entrada neta de trabajadores de fuera de Aragón. Entre ellos se encuentran almacenamiento y logística, hostelería, educación o actividades recreativas.

En cuanto al escenario exportador, se han elegido los sectores que aprovechan el mercado exterior para generar empleo, criterio bajo el que se encuentran los sectores agrario y forestal, fabricación de material eléctrico, industria de la alimentación, industria química y metalurgia.

Por último, en el escenario tecnológico se enmarcan actividades como la fabricación de vehículos, de maquinaria, de productos informáticos, electrónicos y ópticos, la industria del papel y la investigación y el desarrollo.

"Estos sectores tienen buenas perspectivas de empleo por motivos tecnológicos, están proyectados al exterior y poseen la capacidad tanto de ser competitivos internacionalmente -gracias a su nivel de exportaciones- como de generar empleo", sostiene el informe.

Para cada uno de los sectores, se han seleccionado las ocupaciones prioritarias, y a partir de la opinión de un grupo de expertos, se ha valorado su relevancia para el empleo en Aragón en el horizonte 2025.

El escenario tecnológico ha sido el que ha obtenido la puntuación media más alta para las ocupaciones en conjunto, sobresaliendo los sectores de fabricación de productos informáticos, electrónicos y ópticos, de investigación y desarrollo, y un sector transversal en el que se encuentran las ocupaciones mejor valoradas, programadores de software, desarrolladores de aplicaciones informáticas y expertos en contenidos de fácil comunicación a través de la red.

En el caso del escenario base, las ocupaciones que destacan son los expertos en formación a distancia y en medios audiovisuales y los profesores de enseñanza no reglada, mientras que en el escenario exportador han recibido mayor calificación los profesores de idiomas, asesores y agentes de exportación y técnicos en comercio exterior con dominio de idiomas.

FORMACIÓN

Una vez establecidas las que serán las ocupaciones prioritarias en los próximos once años en Aragón, se han repasado las formaciones que se imparten actualmente en la Comunidad para acceder a cada una de ellas con el objetivo de señalar las posibles carencias existentes.

Entre las medidas propuestas para el escenario base, se propone la implantación de ciclos de formación relacionados con la logística, la educación o la integración social, y grados o postgrados universitarios sobre formación a distancia y en medios audiovisuales, gastronomía, idiomas o deportes y turismo.

En el escenario exportador, se proponen, entre otros, ciclos de formación en comercio internacional, agricultura, industria química y metalurgia, y grados en ingeniería agroambiental y paisaje, y en comercio internacional.

El escenario tecnológico es el que mejor cubierto está en el ámbito universitario. El estudio recomienda implantar ciclos en informática, nuevas energías, industria del papel, fabricación de vehículos o de maquinaria, y algunos grados relacionados con la investigación y el desarrollo, como el grado en innovación de procesos y productos alimentarios o el grado en liderazgo emprendedor e innovación.

RIESGO DE EXCLUSIÓN

El estudio incluye una revisión de los riesgos de exclusión, por sectores, ocupaciones o colectivos, que pueden suponer las transformaciones en las actividades económicas derivadas de los escenarios analizados.

Asimismo, propone algunas alternativas para luchar contra el riesgo de exclusión en el sector de la construcción, así como en algunos colectivos como los jóvenes parados, los parados de más de 50 años o los trabajadores de más de esta edad en ocupaciones exigentes físicamente.

Por último, repasan los riesgos de exclusión por motivos tecnológicos "que amenazan a ocupaciones susceptibles de automatización en los próximos años, como podrían ser algunos servicios, ventas y actividades relacionadas, trabajos administrativos y de apoyo a oficinas, agricultura, pesca y actividad forestal, construcción y actividades extractivas o transporte y movimiento de materiales".

La estrategia en estos casos incluye mejorar la flexibilidad de las competencias transversales de los trabajadores, según ha concluido el trabajo.