Zaragoza.- Cada uno de los diez municipios de la Comarca de la Ribera Baja del Ebro tendrá su propio mirador

Actualizado 14/01/2007 13:43:38 CET

QUINTO DE EBRO (ZARAGOZA), 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El último pleno de la Comarca de la Ribera Baja ha aprobado, a propuesta del Servicio de Cultura y Turismo, la ampliación de la red de miradores.

De esta forma, en unos meses, los diez municipios de la comarca contarán con un mirador acondicionado desde el que se podrá contemplar una hermosa panorámica. Además, en el mismo punto se instalará un panel interpretativo que explicará a quienes se acerquen allí, qué tienen delante de sus ojos.

En estos momentos, Gelsa y Cinco Olivas no contaban con mirador dentro de su término municipal y Pina, Quinto y Escatrón tienen mirador, aunque carecían de señal interpretativa. Estas carencias se solventarán en unos meses con la creación de dos miradores, uno en Gelsa y otro en Cinco Olivas y con la instalación de los correspondientes paneles en los miradores de Pina, Quinto y Escatrón.

Los nuevos paneles se pueden ver ya en el mirador de la ermita de San Nicolás de Bari, en Velilla; en la Dehesa Baja (Mundina) de La Zaida; en el mirador de los Meandros, de Sástago; en el de las Tres Aguas, de Alborge; y en el del Piquete, de Quinto.

El panel interpretativo tiene en su parte central un mapa de toda la comarca y una fotografía panorámica real de lo que se está viendo. De esta forma, se señala sobre la fotografía con números cada uno de los elementos que se vislumbran desde el mirador. A ambos lados del panel, con el mismo número que se señala en la fotografía, se amplía la información.

En el panel también se explican algunas cosas que no se pueden ver desde el mirador, pero que son imprescindibles para comprender la realidad de la zona. Por esta razón, en el mirador de Sástago se habla del Monasterio de Rueda y en el de La Zaida del alabastro. En la parte derecha del panel se puede ver también un mapa en el que se señaliza toda la red de miradores de la comarca para que pueda guiarse todo aquel que quiera llegar hasta ellos y visitarlos. También se ofrecen algunos datos demográficos y una fotografía aérea de la zona.

Todo ello en un formato muy gráfico que huye del exceso abrumador de texto y facilita al visitante, ya sea foráneo o autóctono, un conocimiento más amplio y preciso de la zona que se encuentra visitando.