Actualizado 05/02/2007 15:29 CET

Zaragoza.- El Teatro Principal reúne cine, ilusionismo, y música en la obra 'Música para una ilusión: Universo Chomón'

ZARAGOZA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Teatro Principal de la capital aragonesa acogerá mañana martes, día 6 de febrero, una única sesión de la obra 'Música para una ilusión: Universo Chomón', representación que reúne en el escenario algunos de los filmes del aragonés Segundo de Chomón, con el ilusionismo del mago Hausson y la música en directo de Jordi Sabatés.

La obra ha sido presentada hoy en el citado teatro en un acto que ha contado con la presencia del compositor Jordi Sabatés, la directora general de Cultura del Gobierno de Aragón, Pilar Navarrete, y el gerente del Patronato Municipal de las Artes Escénicas y de la Imagen, Rafael Campos.

El espectáculo plantea un juego visual en el que las películas, la magia y la música llevan al espectador a comprender las imágenes, confundiendo en ocasiones lo real con la ficticio. Este es "un espectáculo singular y fronterizo", indicó Campos, por reunir distintos elementos de las artes escénicas para conformar un todo "bellísimo", según Pilar Navarrete.

"El espectáculo de Jordi es bellísimo, es eso que conjuga la sencillez con la hermosura; es un espectáculo que nunca se descataloga, que siempre estará vivo y que cada vez que los veamos nos dará la oportunidad de disfrutar no solamente de Jordi y de su música inédita que compuso ex profeso para este espectáculo sino también de algunos fragmentos de las películas de Chomón que son absolutamente descomunales", añadió la directora general de Cultura.

Así, tras su estreno en Gerona y después de haber recorrido algunos puntos de la geografía española y aragonesa, como Teruel y Fuentes de Ebro, la obra llega a Zaragoza. "Me encontré la propuesta de Jordi Sabatés recién llegada a la dirección de Cultura --explicó Navarrete-- y me pareció absolutamente obligado participar de esta producción tratándose de Jordi Sabatés y tratándose, sobretodo, de Segundo de Chomón", de quien consideró que "es un personaje que todavía no está lo suficientemente reivindicado en Aragón".

En los orígenes de esta propuesta, Sabatés contó con la colaboración de la Filmoteca de Cataluña que "me cedió 100 películas de Chomón de las que escogí 16 que son las que se pasan en el espectáculo, donde cohabitan la magia, el ilusionismo, la música en directo, y una partenaire que hace algo extraño durante la representación y que también es bailarina".

De esta manera, la obra compone un espectáculo, una manera de hacer del teatro uniendo diferentes campos de las artes y la cultura "que ya se hacía poco después del inventó del cine, de la patente Lumière (1895)", indicó Sabatés.

Por ejemplo, en una de las partes de la obra, al juego de las anillas chinas, le seguirá el visionado de la película de Chomón 'Le Roi des Dollars', visionado que estará presumiblemente alterado por el elemento mágico que le antecede. 'Le Roi des Dollars' muestra en la pantalla un ejercicio de multiplicación de monedas, imagen a la que sucederá una reproducción e directo de un juego de monedas inspirado en las escenas vistas, a cargo del mago Hausson.

Respecto al mago Hausson, Sabatés indicó que éste es "el único mago español que ha ganado el Primer Premio del Concurso de Montecarlo". Si bien su aparición en escena es parte protagonista de la obra, Navarrete explicó que "una de las cosas muy afortunadas del espectáculo es que no abusas, que podría haber sido fácil, de los recursos de magia", por lo que su presencia, sin pasar inadvertida, no se convierte en un recurso único para poner en escena la obra.

En cuanto a la música, Jordi Sabatés aseguró que "en cinema mudo, cuando pongo música a estas películas, siempre he huido de la paráfrasis, del discurso paralelo. Actúo con lo que se llama contrapunto audiovisual, es decir lo que la imagen no está explicado lo explica la música".

De esta manera, "poner música aquí no era fácil", reto que el compositor parece haber superado con facilidad, dado que en todos los fragmentos de películas "la música es mía menos en una que se llama 'La creación de la Serpentine'", en la que la música es de clave de Bach. "La serpentine era un baile con muchos velos y entonces van saliendo al escenario muchas bailarinas", apostilló.

El resto de las piezas musicales que se efectúan en directo "está hecho con calzador, usando la técnica del contrapunto audiovisual", de manera que la música se convierte en "un elemento más de la dramaturgia, no como elemento añadido sino que imagen y música se potencian la una a la otra".

"Como espectadora, éste no es un espectáculo convencional, pero es muy divertido, y si eres fanático de Chomón te entra de arriba a abajo y con la música te atrapa de manera total", aseveró Pilar Navarrete señalando además, que la obra no se dirige a un "público selecto" sino que esta abierta a todos los públicos. De hecho, añadió Sabatés, "estuvimos en Sevilla representándolo para chicos y estos quedaron encantados".

SEGUNDO DE CHOMÓN

Segundo de Chomón (Teruel, 1871-París, 1929) es uno de los grandes creadores "injustamente" desconocidos del cine, a pesar de haber trabajado con las productoras más importantes de la época ubicadas en Barcelona, París y Turín.

Fue el autor de una de las filmografías europeas más importantes de los albores del siglo XX. Colaboró en la realización de las películas más emblemáticas del primitivo cine de experimentación visual y de gran envergadura épica, como por ejemplo 'Cabiria' (1914), de Giovanni Pastrone, y la famosa película 'Napoleón' (1927) de Abel Gance.

Como autor, durante sus treinta años de actividad, Segundo de Chomón realizó más de 345 películas que muestran la amplitud de su espectro estético y lo variopinto de sus intereses fílmicos. Realizó películas de bellos paisajes mágicos y de hadas, filmó largometrajes de fantasmas y valiosos documentales, dirigió filmes de aventuras y de persecuciones, películas históricas, westerns y escenas cómicas.

Segundo de Chomón fue autor de estampas fílmicas de gran belleza y diversos registros, donde la danza y la coreografía humorística destacan especialmente. Una de las primeras películas precursoras de 'Titanic' y un insigne antepasado de 'King Kong' fueron realizadas por él.

No obstante, donde la talla de Chomón se impone sobre la de sus contemporáneos, y sigue brillando de manera singular, es en la animación de objetos, de sombras y de muñecos. Fue uno de los primeros maestros del cine de animación, y los efectos especiales alcanzaron una de sus más altas cotas precisamente con este director y narrador visual turolense.

"Me parece indiscutible que este turolense ha participado del modernismo europeo y que ha sido uno de los poquísimos aragonés, junto con el compositor Simón Tapia, que pertenecieron a las vanguardias europeas del siglo XX", señaló Navarrete. "Segundo de Chomón debería estar mucho más reconocido y no se si se puede comparar con Buñuel a nivel de importancia, pero si se puede yo desde luego no lo colocaría más abajo", consideró.

Es un personaje que participó "de una serie de experimentos cinematográficos importantísimos; él mismo era técnico de iluminación y fotógrafo, e intentó manualmente colorear fotograma por fotograma las películas".

Participó de experimentos cinematográficos "insólitos de esos primeros 30 años de la vida del cine y participó también de todas aquellas actividades transfronterizas que se iban produciendo especialmente en París cuando todo bullía en ese modernismo que revolucionó lo que hoy consideramos como arte contemporáneo", concluyó la directora general de Cultura.