Expresidente de Asincar ve en la no centralización de los mataderos una de las causas del cierre de Noreña

Publicado 15/02/2015 11:22:52CET

OVIEDO, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El que fuera presidenta de la Asociación de Industrias Cárnicas de Asturias Asincar, entre 1994 y 2008, Severino Monte, considera que la no centralización de la actividad de los mataderos de Asturias en una sola instalación ha sido una de las causas fundamentales del proceso de liquidación en el que se encuentra el Matadero Central de Noreña. Además, entiende que todas las partes han tenido su responsabilidad en el proceso, tanto el Gobierno autonómico, como la empresa gestora, y también los empleados.

Preguntado por este asunto por Europa Press, Monte ha reconocido que le "da pena" ver cerrar un equipamiento que "fue el buque insignia de la industria cárnica asturiana en los años 70, 80 y 90" y considera que la consecuencia del cese de actividad será que el resto de mataderos asturianos suban un poco su cuota de mercado y seguirán "cumpliendo bajo mínimos", pero que al final los perjuicios será evidentes, especialmente para la hostelería, las carnicerías y los consumidores.

Monte ha dado su opinión, "estrictamente personal". A su juicio, parte de la responsabilidad ha sido del Gobierno asturiano por no impulsar esa centralización de la actividad, y la creación de un único matadero que atendiera todas las áreas de negocio (supermercados, hostelería, fábricas, etc). Un macelo sin especializarse concretamente en un sector, y centrando muchos esfuerzos en la labor distribuidora, no solo en Asturias, sino en la exportación incluso fuera de España.

Ha puesto el ejemplo de la Comunidad de Madrid, donde un solo matadero sacrifica y después el producto se distribuye a varias salas de despiece distribuidas por el territorio.

Por lo demás, entiende Montes que en el caso de Noreña todas las partes tienen su parte de responsabilidad, tanto el Ejecutivo autonómico, como la empresa gestora actual, gestores anteriores y los empleados, porque ninguna ha querido ceder. "Es preferible el peor acuerdo que el no acuerdo, y ahora tenemos un matadero menos en Asturias", ha lamentado. En el caso concreto de los trabajadores, entiende que debieron aceptar los ajustes salariales propuestos antes que arriesgarse a una liquidación. "Entre todos se lo cargaron", ha criticado.

ASTURIAS RURAL ofrecido por