El apoyo público a ferias de abril en el Principado, cuestionado por profesionales del sector cultural asturiano

Actualizado 04/05/2014 12:21:54 CET
Actualizado 04/05/2014 12:21:54 CET

El apoyo público a ferias de abril en el Principado, cuestionado por profesionales del sector cultural asturiano

Polémica

feria de abril
Foto: EUROPA PRESS

"Resulta surrealista" llegar a Infiesto (Piloña) y ver casetas andaluzas", dice Xune Elipe (Dixebra)

   OVIEDO, 4 May. (EUROPA PRESS) -

   La proliferación durante los últimos años de eventos festivos en distintos municipios asturianos que emulan a la Feria de Abril de Sevilla, como el que ha tenido lugar este fin de semana en el concejo de Piloña, no convence a profesionales del sector cultural asturiano, que ponen en cuestión la ayuda con fondos públicos para ese tipo de iniciativas.

   Las críticas de los distintos profesionales consultados por Europa Press vienen motivadas no tanto porque se celebren en Asturias esas ferias de abril, sino porque los fondos económicos públicos que perciben podían ir destinados a iniciativas que tienen más que ver con la cultura asturiana y que están "descuidadas". De hecho, algunos de las personas consultadas sostienen que los mismos ayuntamientos que soportan económicamente de manera generosa ferias de abril deniegan fondos o pagan mal a artistas asturianos.

   Una de las opiniones más contrarias a este tipo de ferias que reciben financiación de los consistorios, como el caso de Piloña, es la del cantente de 'Dixebra', Xune Elipe, quien ha lamentado que se destine dinero público para estas iniciativas mientras que con los grupos asturianos se "regatea" desde las concejalías.

   Pero aparte del aspecto económico, Xune Elipe  ha hablado de "alineación cultural" al promocionar unos festejos que no tienen que ver con Asturias. "Se olvida todo lo nuestro y se promocionan este tipo de historias. A mí me parece bien que se dé cancha a todas las culturas, incluida la andaluza, pero ¿por qué siempre ha de ser la feria de abril y no un festival de música africana?", ha manifestado. A su juicio, resulta "surrealista" llegar a Infiesto (Piloña) y ver las casetas andaluzas.  "Refleja paletismo", ha lamentado.

   Para Vérval, del grupo asturiano de folk Xera, el principal problema es que, en época de crisis, se deriven fondos públicos que podrían ir hacia la cultura asturiana a eventos que son propios de otras tierras. "De alguna manera se abandona el apoyo a la propia cultura", ha manifestado.

   Vérval considera que este no es un problema nuevo y ha dicho que se trata de un conflicto "político" que lleva más de 30 años, en el que "se da más importancia a unas culturas que a otras". Vérval ha añadido que un supuesto beneficio económico no puede justificar  una "desnaturalización de la identidad cultural asturiana".

   "Es una vergüenza", ha lamentado, por su parte, el director de la Banda de Gaitas de Corvera, Blas Rodrigo Álvarez, quien ha criticado que se apoye a una feria típicamente andaluza cuando el apoyo a la cultura autóctona "es prácticamente inexistente". No está en contra de que se puedan celebrar fiestas andaluzas en Asturias, pero siempre y cuando que las iniciativas asturianas tengan apoyo suficiente. "Por ejemplo, en Cataluña tienen una feria de abril muy potente, pero allí el apoyo a la cultura catalana está fuera de toda duda", ha explicado.

   A juicio de Blas Rodrígo Álvarez, en Asturias hay un problema de "cosmopaletismo" que lleva a inclinarse por fiestas de tipo foráneo, o por "perfomances en Laboral o en el el Niemeyer que ni Dios entiende". Ha lamentado la falta de apoyos económicos que tienen las bandas de gaitas o los mercados asturianos, que también congregan a muchísima gente.

   Por su parte, Kike Suárez, solista del grupo asturiano Flying Padres  no entiende el apoyo municipal a ferias de abril en Asturias cuando esos mismos ayuntamientos "tardan en pagar" a los artistas asturianos. Lo que deberían hacer, sostiene, es cuidar las cosas de casa antes que primar las de fuera. A nivel personal, Suárez reconoce que cuando ha visto casetas andaluzas instaladas en Asturias le han parecido que están "fuera de lugar", como una especie de "deporte para pijos".

   Muy crítico se ha mostrado también  el director del Festival Intercéltico de Avilés, Juan Casas, quien ha señalado que las corporaciones locales han de defender la cultura de la comunidad y luego, si hay bastante presupuesto, invitar a otras manifestaciones culturales. "Lo que no es lógico ni razonable es potenciar culturas de otras comunidades autónomas por encima de las nuestras", ha señalado.

   Ha dicho que hay municipios que rechazan iniciativas relativas a la cultura asturiana y luego invierten dinero en celebrar ferias o unos carnavales imitando a Río de Janeiro. "No tiene sentido, hay que potenciar lo de aquí, sobre todo cuando hay poco dinero", ha señalado.

"CONOCEMOS MÁS BENIDORM QUE TARAMUNDI"

   El escritor, guionista, dramaturgo y actor asturiano Maxi Rodríguez no rechaza la celebración de las ferias de abril en Asturias. "A mí me da igual cómo se divierta cada uno", ha explicado. "El problema es que cuando, en un contexto de recortes brutales y de maltrato al mundo de la cultura con el IVA cultural, se emplea dinero público para promocionar estos saraos, en vez de emplearlo en divulgar nuestra cultura autóctona", ha matizado.

   Se ha remitido a su libro '¿Cómo ye lo nuestro?, en el que explica que los asturianos tienen la "extraña habilidad" de ser "los más grandones" en recibir a lo que viene de fuera y acomplejarse, al mismo tiempo, de su "riquísimo" patrimonio cultural.

   El cantante de 'Nuberu' Chus Pedro ha reconocido que este tipo de ferias en Asturias, como la que se celebra en Piloña, congrega a un montón de gente, aunque a él personalmente le resulte "un poco esperpéntico". A su juicio, desgraciadamente los asturianos son "los mejores compradores de lo que viene de fuera y los peores vendedores de lo nuestro".

   Tras dejar claro que todo el mundo es libre de hacer el evento que le venga en gana, ha comentado que le genera "cierta incomodidad" que la Administración dedique dinero a la cultura andaluza antes que a la asturiana. "Y a mí me encanta Andalucía y los andaluces", ha dejado claro. Sin ser excluyente, ha considerado que la solidaridad ha de empezar por lo más cercano. No obstante, se ha referido a un problema que suelen tener los asturianos y que puede estar en el fondo del asunto. Lo ha resumido en una frase: "Conocemos más Benidorm que Taramundi".