Publicado 23/02/2015 18:50CET

Blanco (PSOE) defiende la "integración" del Instituto Nacional de Silicosis en el HUCA como una mejora del servicio

Comparecencia del consejero de sanidad, Faustino Blanco
EUROPA PRESS

OVIEDO, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad del Principado de Asturias, el socialista Faustino Blanco, ha defendido este lunes en sede parlamentaria la integración del Instituto Nacional de Silicosis en el recinto del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). A su juicio, se trata de una integración que busca la mejora de la calidad del servicio, "sin renunciar a su singularidad".

Así lo ha afirmado el consejero durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad en la Junta General del Principado de Asturias (JGPA), a la que ha acudido a petición del grupo parlamentario de Foro Asturias para informar sobre todo lo relacionado con la "absorción" por el HUCA del Instituto Nacional de Silicosis (INS).

Preguntado por Foro Asturias sobre la "lenta y programada desaparición" del INS por su integración en el recinto hospitalario, Blanco ha defendido que se trata de una medida que "ha supuesto y supone una clara mejoría y una mayor eficiencia en beneficio de toda Asturias", ya que actualmente "el Instituto sigue siendo un referente para las patologías que se tratan".

El Instituto se encarga de la neumología ocupacional --resultado de la actividad profesional desempeñada--, la neumología clínica y el departamento de prevención técnica de estas enfermedades, ampliando su ámbito de actuación desde junio del pasado 2014, cuando el Área de Gestión Clínica del Pulmón del HUCA pasó a denominarse Área de Gestión Clínica Instituto Nacional de Silicosis, configurado en los tres departamentos anteriormente citados.

El área de Gestión Clínica del INS cuenta con 154 profesionales y se encuentra, actualmente, en las instalaciones del centro sanitario, ocupando su parte clínica para ingresos la novena planta (A y B), y la segunda planta (C), junto a parte de la A del edificio de consultas externas, destinada a los pacientes ambulatorios. Por otra parte, el Departamento Técnico del Instituto está ubicado en un edificio propio anexo a las instalaciones sanitarias.

Esta integración ha sido el punto más criticado por el parlamentario de Foro Asturias Albano Longo, quien ha acusado al consejero y al Principado de abocar al "instituto de referencia" a su "lenta y programada desaparición". "Mientras presumen de la Finba como revulsivo, dejan morir uno de los centros de referencia nacionales e internacionales", ha apostillado.

Desde el resto de grupos de la oposición, tanto PP como UPyD e Izquierda Unida, han restado importancia a la ausencia de un edificio específico para el Instituto. Así, el diputado del Grupo Mixto, Ignacio Prendes, ha defendido que la permanencia del Instituto como un centro de referencia vendrá dada por la capacidad que se tenga para mantener el nivel de excelencia en el tratamiento de las enfermedades.

En la misma línea se ha manifestado la diputada de IU Noemí Martín, quien ha defendido que la estructura física del Instituto "no es lo fundamental", sino que la integración debe garantizar que se siga manteniendo como un "centro de referencia" nacional e internacional.

Finalmente la diputada del Partido Popular Victoria Delgado ha resaltado la necesidad de que el Instituto Nacional de Silicosis se adapte a los "nuevos tiempos" y nuevas enfermedades derivadas de otras actividades como la extracción en canteras o pizarreras. "Creemos que tiene que preservarse el marchamo de prestigio que le lleva acompañando desde los años 60".

En este punto el dirigente socialista ha explicado que el Instituto "se ha proyectado hacia el futuro", más allá de las dolencias típicas resultantes de la actividad minera. Dicha proyección, ha dicho, "invita a una actitud positiva más allá de discursos cainitas y desalentadores".

Para leer más