Casado acusa a la izquierda de utilizar a la lengua asturiana como un "instrumento" para "fragmentar" a la sociedad

Pablo Casado junto a Mercedes Fernández
DAMIÁN ARIENZA
Publicado 11/01/2019 15:00:41CET

OVIEDO, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP, Pablo Casado, ha rechazado este miércoles la idea de que pueda "imponerse por decreto una oficialidad del asturiano que nadie reclama". En el acto de presentación de los candidatos en Asturias, Casado ha acusado a la izquierda de utilizar a la lengua asturiana como un "instrumento" para "fragmentar" a la sociedad.

"Claro que el PP está a favor del patrimonio cultural asturiano y también del lingüístico, pero no puede imponerse la cooficialidad", ha dicho. Casado ha dicho que él respeta al asturiano, lo mismo que hace con todas las lenguas de España. "Pero la lengua en España es el españo, el castellano", ha dicho.

Casado se ha pronunciado en estos términos en un escenario habilitado en un hotel ovetense con un fondo en el que se podía apreciar el paisaje de los Picos de Europa desde el Mirador del Fitu. Para el líder del PP, las tradiciones han de conservarse, pero no imponerse. "La lengua siempres ha sido un instrumento político de fragmentación para la izquierda", ha lamentado.

El líder 'popular' no dejó pasar la oportunidad de recurrir al dicho de que 'Asturias es España y lo demás es tierra conquistada' y se ha referido a la llegada de su partido, por fin, a la Junta de Andalucía. "Esta vez la reconquista será al revés, empezará por Andalucía y terminará por Asturias", ha afirmado.

Casado se ha comprometido a bajar los impuestos a los asturianos y a eliminar los de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones. Ha lamentado que el Gobierno del socialista Pedro Sánchez pretenda afrontar el proceso de descarbonización con unos plazos incluso más acelerados que los que exige Europa, perjudicando a Asturias.

También ha reclamado mejores comunicaciones e infraestructuras para el Principado. Ha exigido que se cumpla "lo prometido" en relación a la variante ferroviaria de Pajares. "Asturias tiene que tener un tren de alta velodidad; estaba acordado y presupuestado", ha subrayado.

De "desgarrador" ha tildado el "masivo éxodo" de jóvenes asturianos y ha lamentado los problemas de las industrias electrointensivas, que conllevan situaciones como el cierre de Alcoa, con factoría en Avilés. El "desplome" de la industria del motor, ha advertido Casado, también puede afectar a las plantas asturianas de ArcelorMittal. En este sentido, ha criticado a la ministra para la Transición Ecológica, a la que ha acusado de 'demonizar' el diésel.

Contador