Publicado 16/08/2022 18:14

Cascos dice que su admiración hacia Feijóo no es novedad y que le apoyará "incondicionalmente"

Archivo -  Francisco Álvarez-Cascos, en una imagen de archivo
Archivo - Francisco Álvarez-Cascos, en una imagen de archivo - DAMIÁN ARIENZA - Archivo

OVIEDO, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Fomento con el PP y expresidente del Principado de Asturias por Foro Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, ha mostrado este martes su sorpresa ante el revuelo mediático surgido tras una reunión en la que coincidió con el secretario general del PP asturiano, Álvaro Queipo.

En unas declaraciones realizadas a Radio Intereconomía Asturias recogidas por Europa Press, Cascos ha dicho que el por Asturias va "sin capucha" y que no va a esconderse para ver a nadie ni pedir permiso para ello.

Tampoco es novedad, ha añadido, que conoce desde hace muchos años al actual presidente del PP a nivel nacional, Alberto Núñez Feijóo. "Siento admiración por él y le apoyaré y ayudaré incondicionalmente para enderezar el rumbo de España, porque estamos en unos momentos donde va sin rumbo y a un pozo sin fondo", ha comentado entre críticas al Gobierno de Pedro Sánchez. Frente a ese modelo, considera que Feijóo "representa la esperanza".

De "chismorreos" ha calificado determinadas reacciones que se han producido tras el encuentro en la localidad asturiana de Castropol. Cree Cascos que algunos, como el presidente del Gobierno asturiano, Adrián Barbón, lo utilizan para "distraer el foco" y que así no se hable del derribo de las térmicas, el recordatorio de la Comisión Europea para que la alta velocidad tenga ancho internacional, o de la pérdida de empleos en ArcelorMittal.

Ha dicho que Barbón prefiere "tapar o eludir problemas" antes que hablar de los malos datos socioeconómicos asturianos. "No estamos a la cola de España porque nos ha caído un meteorito o porque tenemos una maldición bíblica; esto se ha cavado a pico y pala desde el Gobierno de España con la colaboración entusiasta del Gobierno de Asturias", ha comentado en referencia a la situación en el Principado.

Álvarez-Cascos abandonó el PP en 2011 y entorno a su figura surgió el partido Foro Asturias, que ganó las elecciones de aquel año. Aunque no consiguió la mayoría absoluta, Cascos consiguió ser presidente de Asturias tras las elecciones celebradas en mayo. Fue por poco tiempo, porque a finales de año, después de que los presupuestos regionales fueran rechazados, el exministro de Fomento decidió convocar nuevas elecciones regionales en Asturias. Los comicios se celebraron el 25 de marzo y Foro perdió fuerza, de tal forma que el Gobierno del Principado volvió a manos del PSOE, con Javier Fernández como presidente autonómico.

Años más tarde, en 2020, fue expulsado de Foro Asturias y anunció su baja posteriormente. Fue en medio de una crisis de ese partido que se ha trasladado al parlamento asturiano. Allí, el portavoz de Foro Asturias, Adrián Pumares, es secretario general de Foro y sigue la línea oficial de la formación presidida actualmente por Carmen Moriyón. Pero su compañero de grupo parlamentario, Pedro Leal, se mantiene fiel a Cascos.

Más información