El Comité de Empresa "tiene esperanza" en que el Gobierno central "obligue" a Alcoa a revertir su decisión

Manifestación trabajadores Alcoa Avilés
EUROPA PRESS
Actualizado 25/10/2018 14:11:10 CET

AVILÉS, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité de Empresa de Alcoa Avilés, Sergio Sobrido, ha afirmado este jueves, que "tenemos esperanzas fundamentadas en que el gobierno central pueda obligar a la compañía a revertir su decisión de cesar la actividad en las plantas de Avilés y A Coruña".

Sobrido ha realizado estas declaraciones en el transcurso de la concentración que ha convocado el comité de empresa este jueves en la Plaza de España de Avilés, que se ha quedado "pequeña", para acompañar a los trabajadores de Alcoa en su lucha, y donde han estado presentes muchas personalidades de la política local, regional, y del mundo sindical.

Después de la reunión del martes en Madrid donde la compañía se ha enrocado en no dar marcha atrás, los trabajadores continúan luchando para revertir la situación. "Tenemos unas sensaciones mezcladas, porque la reunión no ha ido como esperábamos, pero tenemos las pilas cargadas por el apoyo que recibimos del pequeño comercio avilesino, los ciudadanos en general, y esto nos impulsa a seguir trabajando para que no se cierren las puertas", ha explicado el presidente del Comité.

Alcoa también se ha negado a escuchar ofertas de competidores para vender ss plantas en España. "La posición de Alcoa de no querer vender a sus competidores es lógica, máxime si tenemos en cuenta que son plantas totalmente competitivas, lo cual es importante remarcar, de hecho que haya grupos empresariales interesados en estas plantas, es porque los datos económicos facilitados por Alcoa en los registros mercantiles así lo atestiguan, ahora es potestad del gobierno central que la compañía busque una solución para que continúe la actividad y se mantengan los puestos de trabajo", ha advertido Sobrido.

A pesar de los rumores de compradores, desde el comité de empresa quieren seguir centrados en el objetivo inicial. " Nuestro primer objetivo es que Alcoa retire el ERE, acuda a la siguiente subasta, y consiga los bonus suficientes para operar en 2019, y el 1 de enero sigan abiertas sus puertas", ha explicado el presidente del Comité.

"A partir de ahí Alcoa debe sentarse con el gobierno central o con quien corresponda a negociar si lo que no quiere es seguir con sus plantas, pero no queremos que se ponga por delante la viabilidad de la planta o en peligro los puestos de trabajo", ha añadido.

Cuestionado por la posible radicalización de las protestas, Sobrido no lo ha descartado. "Si Alcoa continua con la actitud que lleve a la desesperación de los trabajadores, los empleados tomarán medidas que ahora mismo no contemplamos". Pero entre estas medidas no estará una huelga en la planta. " La fábrica tiene un proceso continuado de trabajo que no se puede parar, y nos oponemos frontalmente a que se pare la actividad en la fábrica, porque significa cerrar, y nosotros no vamos a cerrar la fábrica", ha finalizado.