Las comunicaciones de los cuatro mineros encerrados en el pozo Santiago, restringidas sólo a sus padres

Las comunicaciones de los cuatro mineros encerrados en el pozo Santiago, restrin
CEDIDA
Publicado 06/03/2019 16:51:31CET

OVIEDO, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

A los cuatro mineros subcontratados de la empresa pública Hunosa que se encerraron el pasado jueves 28 de febrero en el pozo Santiago, en Caborana, en el municipio de Aller, sólo se les permite hablar con sus padres. Según afirman fuentes de su entorno, ya no se les permite hablar ni con sus novias ni con otros familiares o compañeros.

Las comunicaciones con los trabajadores, que están a 800 metros bajo tierra, se vienen realizando desde la garita de Control Ambiental del pozo. Además de ver reducidas sus comunicaciones, los compañeros de los mineros se quejan de que, a pesar del tiempo transcurrido, no han tenido asistencia médica.

Por otro lado han visto cómo desde este miércoles, responsables de seguridad del pozo registran las bolsas de comida que los amigos, compañeros y familiares dejan en la puerta del pozo para que se la bajen en una plataforma.

En cualquier caso, las citadas fuentes han asegurado a Europa Press que los cuatro trabajadores están "muy fuertes" tanto física como mentalmente y "muy animados" por las noticias que les llega del respaldo de sociedad y compañeros.

Algunos de esos compañeros han aprovechado este mismo miércoles la presencia en Mieres de los máximos responsables de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez respectivamente, para dar visibilidad a la protesta de los cuatro subcontratados, exhibiendo dos pancartas frente al edificio donde se celebraba el acto en el que iban a participar los sindicalistas.

Los mineros encerrados son David Moreira, Jesús Barreira, Jonathan González y Daniel Suárez. Con su protesta piden que se les incluya como excedentes mineros en el plan de diversificación de Hunosa.

A raíz de que se encerraron en el pozo, fueron despedidos por sus empresas, Satra y Carbomec, que a su vez trabajan para la empresa pública. Según las fuentes del entorno de los trabajadores los despidos fueron una "represalia" exigida por Hunosa que buscaba un "castigo ejemplar".

Contador