Ecologistas afirman que el caso de la playa de Estaño no es nuevo y exigen controles serios ante episodios contaminantes

Playa de San Lorenzo de Gijón
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 05/10/2018 11:01:48CET

OVIEDO, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El caso de la playa de Estaño, en Gijón, donde a finales de julio las autoridades tardaron días en tomar muestras de una mancha supuestamente contaminante, no es nuevo, según afirman desde el colectivo Coordinadora Ecologista de Asturias. "Llueve sobre mojado, hay veces que se les avisa y tardan una semana en tomar las muestras; y cuando las tienen nos dicen entonces que no había nada", ha señalado el portavoz de Coordinadora, Fructuoso Pontigo.

En declaraciones a Europa Press, Pontigo reaccionaba así ante una respuesta parlamentaria del Gobierno asturiano en la que reconoce que el 28 de julio la Policía Local de Gijón avisó de una mancha de color blanco amarronado frente a la playa de Estaño. El Principado pidió, a través de 112 Asturias, que Bomberos de Gijón recogiera las muestras correspondientes. Desde Bomberos, sin embargo, dijeron que no podían hacerse cargo. En la citada respuesta el Gobierno asturiano alude a unas muestras, pero que estarían recogidas el día 30 de julio, es decir 48 horas después de haberse localizado la mancha. El grupo de IU en la Junta General del Principado de Asturias ya ha pedido explicaciones al Gobierno por lo ocurrido.

"Se pasan la pelota unas administraciones a otras, es dejadez, es lamentable", ha dicho Pontigo, que ha insistido en que ese retraso a la hora de recoger muestras ocurre con frecuencia. Esas demoras, añade, propician que se dejen de medir datos importantes. Considera que las autoridades asturiasnas carecen de medios y de vocación de que se conozcan los problemas reales de contaminación.

Uno de los precedentes más sonados, ha explicado, es el retraso que se produjo en el mes de mayo en la playa de San Lorenzo de Gijón, cuando se detectó una mancha contaminante en un episodio que generó una gran alarma. Las muestras, ha explicado, tardaron también entonces en recogerse. Hubo un grupo de surfistas de Madrid que estaban en el agua y que terminaron ingresados, ha afirmado. "Pasaron de todo a la hora de coger muestras", ha dicho sobre el Principado y el Ayuntamiento de Gijón.

Ha indicado que en Asturias se mide solamente si existen coliformes fecales en el agua, pero no otro tipo de contaminantes que producen, por ejemplo, problemas en la piel. Se da la circunstancia, añade, que los coliformes fecales tienen una vida media muy corta en el agua. Eso explicaría, ha dicho, que dejando pasar el tiempo, no se detectasen.

Pontigo ha señalado el "gran problema" de contaminación que vive Gijón, por que carece de depuración de sus aguas, que desembocan en el mar. Al analizarse, en el caso de hacerse, solamente las coliformes fecales, un bañista puede estar en el agua "tragando mercurio" sin saberlo. Ese metal no se mide en los controles del Principado, afirma Pontigo, que recuerda también los "vertidos industriales" que Gijón sufre a través de Aboño.

Contador