Actualizado 24/03/2007 13:30 CET

Un estudio revela que más de 15.000 asturianas son víctimas de agresión a su intimidad sexual a lo largo de su vida

Dos de cada diez asturianas sufren violencia de género

Más de 90.000 asturianos vieron durante su infancia o ven como su madre es maltratada

Más del 70 por ciento de los hombres y mujeres maltratados son agredidos por varones

OVIEDO, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 13,8 por ciento de las mujeres maltratadas en Asturias fueron víctimas de agresión a su intimida sexual a lo largo de su vida, según los resultadaos de un estudio que realizó el equipo de investigación de la profesora de Psicopatología y Terapia Familiar de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo, Yolanda Fontanil. Dado que el 20 por ciento de las asturianas sufren maltrato a lo largo de su vida, más de 15.000 mujeres asturianas sufrieron este ataque contra su libertad sexual. Asturias contará desde mañana con el primer centro de atención integral a mujeres víctimas de maltrato que inaugurará la vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en Gijón.

La psicóloga e investigadora destacó, en una entrevista concedida a Europa Press, que el 69 por ciento de las mujeres que sufren malos tratos tienen uno o dos hijos, lo que implica que entre 90.000 y 180.000 asturianos vieron durante su infancia, o ven como su madre es maltratada. Al mismo tiempo, reseñó que la mayoría de los agresores son hombres. "Más del 70 por ciento de los hombres y mujeres maltratados son agredidos por varones", indicó.

"Es alarmante cualquier dato que atañe al incumplimiento de los derechos humanos, cualquier violación de la libertad individual es deleznable, lo que implica que no debe suavizarse la conducta violenta ni el sufrimiento de las víctimas", reseñó Fontanil.

Por eso, hizo una llamada a los medios de comunicación y al conjunto de la sociedad para que "no se acostumbre a los casos de violencia de género, asesinatos de mujeres, o violencia en general, porque "no se puede tolerar la violencia, nadie merece ser maltratado".

En este sentido, indicó que muchas veces se presenta a los asesinos o maltratadores como "enajenados o cegados por los celos pero eso no es cierto son solo personas controladoras, que quieren dominar la voluntad de otra persona por la fuerza o minando su carácter, o llegado el extremo, asesinos, son los verdugos no las víctimas", recordó.

Además, señaló la importancia de que la concienciación social se realice de forma integral, desde la educación, la familia, los grupos de amigos y las instancias políticas. "es un esfuerzo de todos por cambiar una cultura machista arraigada a lo largo de la historia, quien no entiende y admite eso debería preocuparse", apuntó.

Así, valoró la apertura de mañana del Centro de Atención Integral de Víctimas de la Violencia de Género 'Casa Malva', pionero en España como "el rápido cumplimiento del compromiso por parte de las instituciones asturianas". Así, mostró su esperanza en que todas las actuaciones y actividades que allí se realicen contribuyan a que las mujeres y los niños que residan o acudan a ella "recuperen la tranquilidad, la normalidad, puedan llevar una vida de verdad".

En este sentido, consideró que la Ley Integral contra la violencia de Género tiene muchos aspectos buenos, como la creación de más centros asistenciales, pero un aspecto negativo clave, "la creencia de que es una panacéa para una situación que no se puede solucionar de un día para otro".

"Hay sectores que critican que desde que se puso en vigor la ley no se han reducido los casos de violencia ni los asesinatos de mujeres, con lo que dan a entender que un enorme y firme trabajo no sirve para nada, pero si que sirve, aunque sus resultados todavía no sean muy evidentes", dijo.

En cuanto a los casos de violencia de género registrados en Asturias y España dijo que "son alarmantes, porque todo en este ámbito lo es, pero debemos recordar que no somos el centro del universo y que en el mundo hay millones de mujeres que sufren maltratos, violaciones y abusos de todo tipo sin que nadie lo denuncie o lo que es más grave sin que nadie, incluso la propia víctima asuma que es una agresión a su libertad".

Por eso, la experta propuso que cada individuo "se esfuerce diariamente por alejarse de la violencia porque nadie merece ser maltratado, y el esfuerzo conjunto puede conseguir que se haga realidad un futuro de igualdad y respeto". "De esta forma puede que los niños de 8 años puedan llegar a ver un mundo en el que halla igualdad entre hombres y mujeres, desaparezca la violencia de género, y se respeten los derecho humanos", remarcó.