El ex gerente del Serida niega todas las acusaciones y su letrado dice que es víctima de una persecución política

Trib.- El ex gerente del Serida niega todas las acusaciones y su letrado dice que es víctima de una persecución política
EUROPA PRESS
Publicado 21/05/2019 13:58:45CET

OVIEDO, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El que fuera director gerente del Serida de 2009 a 2015, Koldo Osoro, ha declarado este martes que todo este proceso judicial "surge a partir de una declaración ante el Seprona de una persona que dijo que había ganado de un particular, Arsenio A.P. --uno de los acusados-- en una finca del Serida y nunca lo hubo".

Osoro se enfrenta a una pena de cuatro años de prisión al estar acusado de un delito continuado de caudales públicos. Según el escrito del fiscal el procesado regentaba en la finca 'El Carbayal' que el Serida tiene en el municipio de Illano una explotación ganadera "de la que se habría beneficiado tanto él como una cooperativa, empresas y personal que trabaja en el mismo Serida".

El abogado de la defensa, Víctor Tartiere, ha destacado antes de inicio de la vista que su defendido es "víctima de una persecución política por parte de algunos trabajadores" y ha indicado que en "3.000 folios de instrucción y siete años no se haya encontrado ni una sola factura o documento que pruebe lo que se dice en una denuncia anónima".

Así ha insistido en que todo parte de una denuncia anónima de personas del "entorno de la empresa políticamente comprometidas", "Una serie de gente que tenia unas subvenciones y que Koldo --el acusado-- les retiró prepararon una denuncia falsa que ha conllevado siete años de instrucción en la que no han localizado ni una sola venta de ganado", ha explicado el letrado.

Ha explicado los convenios de colaboración firmados entre el Serida y la Cooperativa Prodescal, fundada por dos de los acusados y la mujer de uno de ellos. Así a preguntas de la Fiscal ha manifestado que las ventas de animales que estaban sometidos a control experimental se vendían en los lotes del Serida y su valor bajaba a la mitad. Ha manifestado que "siempre hay una resolución administrativa que ampara cada una de las ventas, con algunas excepciones muy concretas".

El procesado ha explicado que trabajó para el Serida cuando este era Centro de Experimentación Agrario en 1988 y sigue trabajando en el organismo público. También ha indicado que estuvo de baja un periodo de cinco meses en 2012, durante el cual asistió en varias ocasiones a la finca objeto del conflicto en Illano.

Durante su declaración ha explicado que "eso que asegura Fiscalía de no tener animales y comprarlos para hacer el proyecto es algo inviable y es necesario tener suficientes animales. Así ha narrado como llegaron los primeros cerdos a la finca de Illano para llevar a cabo uno de los proyectos de investigación. "A mi me regalaron un macho ibérico y los operarios compraron dos cerdas", ha explicado.

En el proceso también se juzga a otros tres trabajadores del Serida para los que el fiscal pide penas de tres años y medio para dos de ellos, y cuatro años de cárcel para otro.

La de este martes ha sido la segunda sesión del juicio que se inició este lunes con la elección de los miembros del jurado y las consideración previas de las partes. En la jornada de este martes la fiscal ha interrogado durante más de tres horas y media al ex gerente del Serida. El juicio continúa esta tarde a partir de las 15.25 horas y se retomará este miércoles a partir de las 15.00 horas.

Contador

Para leer más