La falta de consenso hace peligrar la reforma electoral que plantea repartir 35 escaños entre las tres circunscripciones

Actualizado 17/07/2013 13:59:32 CET

OVIEDO, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

La falta de consenso entre los grupos hace peligrar la aprobación de la reforma de la ley electoral asturiana, que planteará el reparto de 35 escaños entre las tres circunscripciones, según su población, y otros diez atribuidos en función del número de votos de los partidos. El borrador del dictamen para la futura normativa recibirá el visto bueno en el pleno la próxima semana con los votos de PSOE, IU y UPyD. No obstante, los socialistas quieren que la futura aprobación de la ley cuente con un consenso más amplio.

Es lo que han declarado a los medios los diferentes representantes de los partidos que participan en la comisión parlamentaria para analizar un posible cambio del sistema electoral, tras la celebración de la última de sus reuniones.

El presidente de la comisión, el diputado de IU, Ángel González, ha explicado la principal propuesta del dictamen: repartir 35 de los 45 escaños entre circunscripciones, en función de la población de cada una de ellas, y sin un mínimo establecido. Con sus habitantes actuales, la distribución se quedaría en 28 la central, 4 la occidental y 3 la oriental. Los diez restantes se concederían en función de los votos obtenidos por los partidos, aplicando el sistema de la ley d'hont, "de tal forma que los votos que no han servido para obtener escaños permitan su distribución a todos los grupos", ha matizado el parlamentario.

El dictamen cuenta de momento con el apoyo de PSOE, IU y UPyD y previsiblemente será aprobado por estos tres partidos en el pleno de la próxima semana, frente a la posición contraria de Foro y PP. A partir de septiembre comenzará la tramitación de su conversión en ley.

No obstante, el diputado socialista, Fernando Lastra, presente en la comisión, ha mostrado el interés de su partido en que durante la tramitación de la futura ley se consiga la incorporación de los partidos que este miércoles no han apoyado. El parlamentario no ha aclarado lo que haría su partido en caso de que tal consenso no se consiguiera.

Ha sido una postura criticada por el representante de Foro Asturias, quien entiende que el PSOE está así "trasladando y condicionando su decisión a lo que hagan otros partidos". Para Foro, la propuesta del dictamen "produce un trasvase de votos entre circunscripciones, puesto que electores que hayan votado a un candidato en una circunscripción concreta, corren el riesgo de que su voto se use para colocar a otro candidato de otra candidatura, de otra circunscripción". En su opinión, lo que se hace "es cambiar el fallo de sitio".

CAMBIOS "A FAVOR DE IU Y UPyD"

El diputado del PP, Luis Venta Cueli, ha sido aún más crítico, y considera que se está llevando a cabo una modificación de la ley 'ad hoc' "a favor de Izquierda Unida y UPyD". Además, ha criticado que no se incluya la reducción parlamentaria a 35 escaños que proponía el PP, y que no se fije un mínimo de escaños por circunscripción para garantizar la representatividad de las alas occidental y oriental.

El representante de UPyD, Ignacio Prendes, ha negado este extremo. De hecho, ha recordado que su partido proponía la eliminación de circunscripciones, y que finalmente ha aceptado su mantenimiento con la modificación que se ha planteado este miércoles para "acercar posturas". Se ha mostrado favorable a buscar la unanimidad final con el resto de grupos, pero no quiere "caer en la trampa del consenso", y dejar de sacar adelante la propuesta porque no todos los grupos la apoyen.