Publicado 12/12/2021 12:54CET

El HUCA es uno de los primeros centros sanitarios de España en implantar la cirugía ginecológica de puerto único vaginal

Archivo - Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).
Archivo - Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). - EUROPA PRESS - Archivo

OVIEDO, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) es uno de los primeros centros del país en implantar la cirugía vaginal de puerto único, una intervención mínimamente invasiva que no precisa incisiones para acceder a la cavidad abdominal de las pacientes.

Esta técnica denominada vNOTES (Natural orifice transluminal endoscopic surgery) mejora la recuperación de las mujeres que se someten a una intervención ginecológica, al disminuir el dolor postoperatorio así como posibles complicaciones vinculadas a la cirugía abdominal convencional.

Según indican desde el Gobierno asturiano, se trata de una alternativa quirúrgica segura, que reduce la necesidad de cuidados y la estancia hospitalaria.

La intervención consiste en acceder a la cavidad abdominal a través de la vagina. Para ello, se coloca un dispositivo especial que permite a los especialistas introducir el instrumental necesario, sin necesidad de utilizar trocares, lo que evita que queden cicatrices en el vientre de las pacientes. La técnica puede utilizarse en la mayoría de las patologías ginecológicas benignas y en algunas malignas, y está especialmente indicada en mujeres con riesgo de complicaciones en la cirugía convencional, como las que presentan sobrepeso.

El Servicio de Ginecología y Obstetricia del HUCA realizó por primera vez esta intervención novedosa a mediados de octubre a una paciente con una lesión premaligna uterina y con comorbilidad asociada que impedía una intervención convencional. Las ginecólogas Beatriz Duplá y Soledad Fidalgo practicaron una histerectomía total con doble anexectomía, es decir, extirparon el útero y los ovarios de la mujer mediante esta técnica novedosa. La técnica se utilizó por primera vez en animales en 2004 y ocho años después, en humanos.