A juicio un hombre por maltratar a su pareja y prender fuego al inmueble en el que vivía con su hijo en Carreño

Publicado 12/03/2019 5:49:34CET

OVIEDO, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Área de Gijón solicita la condena de un procesado por maltratar y amenazar a su pareja y prender fuego al inmueble en el que vivía la mujer con su hijo menor de edad, en Carreño. La vista oral está señalada para el día 12 de marzo, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, a las 10,00 horas. El hombre se enfrenta a una pena de 14 años y once meses de prisión.

Según informan a Europa Press fuentes de Fiscalía, el escrito del fiscal sostiene que el procesado, sobre las 00:30 horas del día 3 de mayo de 2015, en la calle Valdés Pumarino, en Candás, inició una discusión con su entonces pareja sentimental, nacional de Venezuela, en el transcurso de la cual la empujó contra un vehículo. Se inició entonces un forcejeo, en el que el procesado se cayó al suelo, aprovechando la mujer para salir corriendo.

El acusado la persiguió y, una vez que le dio alcance, la cogió fuertemente por los brazos y por las muñecas, la empujó y la zarandeó, al tiempo que le decía: "Puta, zorra, asquerosa, te voy arruinar la vida, qué te hice yo para merecer esto, te quiero pero te odio, te vas a arrepentir y te voy a arruinar la vida y te voy a quemar la casa y el coche."

A consecuencia de la agresión, la mujer sufrió lesiones que precisaron para su sanidad de una primera asistencia facultativa, tardando en curar 7 días. Fue atendida en el centro de salud de Candás, originándose unos gastos de 70,31 euros.

Posteriormente, sobre las 06:00 horas de ese mismo día, el procesado acudió al domicilio de la mujer, en el municipio de Carreño, donde la víctima residía régimen de alquiler en compañía de su hijo. La casa tenía varias plantas, siendo la parte superior vivienda y la inferior un bar regentado por la mujer.

Así, el procesado accedió al mismo violentando la puerta de entrada principal con un instrumento cuyas características no constan. Una vez en el interior, el procesado prendió fuego al inmueble, tanto en la parte superior como en la inferior, colocando en la habitación principal diversos enseres para avivar el fuego y conseguir una rápida propagación de las llamas.

El inmueble ardió de manera inmediata, siendo precisa la intervención de los bomberos para sofocar el mismo e impedir que las viviendas cercanas del casco urbano se viesen afectadas. Las llamas quedaron controladas sobre las 11.30 horas, aunque no extinguidas.
En el momento de los hechos, ni la mujer ni su hijo se encontraban en el interior del inmueble.

A consecuencia de los hechos fue necesario instalar un vallado de seguridad sobre el inmueble siniestrado, ascendiendo el importe a 981,31 euros. El Ayuntamiento de Carreño reclama toda indemnización que pudiera corresponderle.

Los daños en el inmueble fueron tasados pericialmente en 80.171,80 euros. Los enseres pertenecientes a la víctima han sido tasados pericialmente en 27.270 euros.

El Juzgado de Violencia Sobre la Mujer de Gijón dictó orden de protección consistente en prohibir al procesado acercarse a menos de 100 metros a la perjudicada, a su domicilio y lugar de trabajo, así como la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio, hasta que exista sentencia penal firme u otra resolución judicial firme que las modifique o deje sin efecto.

La Fiscalía considera que los hechos mencionados son constitutivos de un delito de malos tratos en el ámbito familiar; un delito de amenazas graves y un delito de incendio. Por ello solicita que se condene al procesado a catorce años y once meses de prisión y la prohibición de aproximarse a su víctima y a su hijo menor de edad a menos de 500 metros durante 6 años y multa de 20 meses con una cuota diaria de 12 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el procesado abone 80.171,80 euros a la propietaria del inmueble por los daños ocasionados, más los intereses legales correspondientes; a la víctima, con 27.270 euros por los daños ocasionados en sus enseres, con 16.034,16 euros por el lucro cesante derivado de la pérdida de actividad industrial y con 18.000 euros por el daño moral causado, todo ello más los intereses legales correspondientes; al Sespa, con 70,31 euros por los gastos médicos derivados de la asistencia a la mujer más el interés legal correspondiente; al Ayuntamiento de Carreño, en la cuantía de 981,31 euros, por los perjuicios ocasionados, más los intereses legales correspondientes; y al cuerpo de Bomberos del Principado de Asturias, en la cuantía que se determine en ejecución de sentencia.

Contador